Derechos humanos de la impunidad

42

Oscar Roviro Villamizar*

Estamos siendo testigos de las atrocidades y arbitrariedades contra los derechos humanos en diferentes partes del mundo, quedando en la más absoluta impunidad por la falta de voluntad política, la indiferencia y la irresponsabilidad intencional de los gobiernos, afectando el cumplimiento de la misión del Sistema Interamericano de los Derechos Humanos. A partir de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, la humanidad ha experimentado la mayor evolución personal de la historia en cuanto la identificación de los valores universales de las libertades ciudadanas, concesiones jurídicas de principios y derechos del ser humano. Se han producido más de 300 instrumentos jurídicos internacionales, declaraciones y resoluciones de las Naciones Unidas que forman parte del derecho internacional de los derechos humanos de obligatorio cumplimiento por todos los gobiernos. Los más recientes y resaltantes con valor jurídico, la protección a la mujer, niños, adolescentes, personas mayores y la diversidad sexual sin distingo de sexo.

Cuando nos referimos a cualquier aspecto de la vida de los seres humanos, siempre está asociado a la política como guía del quehacer de la humanidad y nos encontramos que en estos tiempos, los derechos humanos para la mayoría de los gobiernos no tienen la mayor importancia. Este tema siempre ha sido una piedra en el zapato para la gestión política, cuando los barómetros le son favorables, los elogian y cuando los resultados no son favorables y le hacen cuestionamientos, son repudiados y en algunos casos los funcionarios son expulsados de los países. El Sistema Interamericano de Derechos Humanos está en el limbo, falta de voluntad política para el apoyo institucional se encuentra en una crisis financiera y al final de este semestre, despedirá el 50 % de su personal. Todo indica que está en juego la operatividad del organismo y su supervivencia a corto plazo para velar por el cumplimiento de los derechos humanos en la región, donde por razones políticas y sociales se violan en forma sistemática la razón y el ser del ciudadano.      

Se evidencia que en derechos humanos, están coincidiendo dos fenómenos contradictorios, por una parte la evolución en cuanto al reconocimiento de derechos del individuo y por la otra, la proliferación de actitudes y conductas contrarias a la lucha contra este cáncer que está diezmando la sociedad mundial. Amnistía Internacional, en un reciente informe hace un recuento de situaciones aberrantes contra la razón, la conciencia y la propia voluntad de los pueblos. Se destacan los bombardeos indiscriminados durante siete años de un dictador en Siria, ataques a la población civil en Yemen, homicidios masivos en Sudán, secuestro de centenares jovencitas en Nigeria y brutales ataques contra disidentes en Turquía. En varios países de Latinoamérica, se acentúan los antagonismos políticos, desviaciones en el ejercicio del poder, eliminación masiva de seres humanos y represión violenta contra  personas en manifestaciones públicas. Los saldos son partes de guerra con  muchas personas muertas, heridas y detenidos inclusive bajo la justicia militar.

El Sistema interamericano de Derechos Humanos ha sido un factor muy importante de protección de personas y sanción de conductas abusivas de autoridades contra la dignidad humana de los ciudadanos. La actuación de la Corte y la Comisión del organismo en las más graves violaciones a los derechos humanos han sido denunciadas, analizadas, juzgadas y reparadas. La incapacidad para operar generará una peligrosa impunidad ante las violaciones que trascienden a los ámbitos internacionales. Genera un ambiente de incertidumbre individual y colectiva, inseguridad económica frente la aberrante corrupción oficial, inseguridad física ante lesiones personales y la inseguridad cultural ante manifestaciones de xenofobia y discriminación racial. El espíritu de la existencia de la protección de los derechos humanos, es crear un mundo ideal a partir de los valores más preciados del ser humano como actor fundamental de la dinámica social del universo.  (Oscar Roviro Villamizar)

*General de Brig./ oscarroviro@gmail.com y @rovirov

Compartir
Artículo anteriorFlash: Esmelis Landaeta
Artículo siguientePasión por el Táchira