Será el próximo martes 21 de marzo a las 2,30 pm en el Auditorio del Colegio de Médicos del Táchira. Así lo ha dispuesto el Excelentísimo Ayuntamiento de San Cristóbal. Mis compañeros trabajadores y empleados del Concejo Municipal han dispuesto un cordial agasajo presidido por los ilustres munícipes. Allí estarán estos respetables ediles que son el alma y corazón de la ciudad. Tengo que anticipar las más sinceras gracias a Víctor Alex Escalante, a Soyrie Fabiola Moreno Camargo, mi querida Fabiolita, a Zenaidita Moreno, al Lic. Leonardo Rodríguez, al concejal Eduardo Arturo Delgado Barrientos, presidente de la Comisión de Cultura; a Miriam García, a Barbarita Guerrero, a la Dra. Francis Coromoto Becerra de Ramírez, a doña Blanca de la Oficina Administrativa, a Josefina en la Caja de Ahorros, y a todos los trabajadores del Concejo Municipal por haber tenido esta cordial iniciativa. Al acto se han sumado el Colegio de Médicos del Táchira, la Academia de Historia, La Academia de Medicina, la Sociedad Bolivariana, la Asociación de Cronistas de las ciudades del Táchira, y será recibida con honda emoción cualquiera de las personas que de la ciudad que quiera participar en este glorioso encuentro de la cordialidad. El presídium estará presidido por el Blasón de Armas de San Cristóbal, y por nuestro excelso fundador, el capitán Juan Maldonado y Ordoñez de Villaquirán, que sostendrá en sus manos la Real Provisión con los cincos lises de plata en campo de gules, cuyos efluvios eternos han llenado mi San Cristóbal querida de anhelos y de triunfos; y la sagrada efigie de nuestro patrono tutelar san Sebastián, en campo de oro, aureolado todo ello por la Bordura de Azur, formando así el tricolor inmortal con que nuestro Libertador Simón Bolívar dio la libertad a seis repúblicas y sostuvieron las manos purísimas del Gran Mariscal Antonio José de Sucre, que junto con su espada y el excelso tricolor llevó al cénit de la gloria la libertad en los campos de Ayacucho, sellando para siempre la Independencia del Continente Americano. ¡Qué gran felicidad volver a mi amada comarca de la niebla, donde vive esta formidable adalid de la lucha y la persistencia, nuestra presidenta, la invencible Amazona del gremialismo y la constancia, nuestra admirable doctora Nelly Núñez de Araujo. Allí estará nuestro presidente de la Academia de Historia, Roberto Esteban Avendaño, cuyo verbo elocuente hizo estremecer a los académicos de Cúcuta al contarles la trágica y dramática situación de Venezuela, y Luis Ernesto Becerra Golindano, iluminado por la luz que esparcen las lámparas votivas de nuestra Señora de la Consolación. Allí estará el presidente de la Academia de Medina, Dr. Ramón Rodríguez Castillo, que nos hace caminar por el sendero de la ciencia, parecido al Camino de Santiago, transitado por ansiosos peregrinos, pero que no nos lleva a las puertas de Compostela, sino al Templo de Hipócrates y de todos los dioses de la Grecia antigua, creadores de las ciencias, de la filosofía y de las artes. Allí estará la Sociedad Bolivariana, con su directiva presidida por Douglas Perozo Petit, y la palabra de nuestro embajador por todo el mundo de la cultura e inquietudes de nuestra tierra, el Dr. José Pascual Mora García. Allí estará la presidenta del Ateneo, Margarita Sánchez Santos de  González, inspirada por la lectura persistente del Quijote José Antonio Guerrero Lozada, y por la inteligencia prodigiosa de los doctores Abel Santos, Amenodoro Rangel Lamus, Ramón J. Velásquez, Henry Matheus Jugo y tantas luminarias que como el Faro de Alejandría han esparcido sus luces hasta horizontes inconcebibles. Y allí estarán  mi  hijo José Isaac, con su esposa Wewn Auvert Pérez y su hija Gwen Angelly. Llegaré con mi hija Alba Marina y con su esposo Stéfano Matiuzzo Fontana, y con todos los amigos de la ciudad amada a quienes quiero darles un estrecho abrazo. Ramón J. Velásquez dijo que San Cristóbal es una ciudad para la tregua. Sí, para la tregua en la existencia, para la tregua después de una larga caminata  que nos ha de llevar muy lejos de la aldea, tregua en las cosas grandes del pensamiento y de los sentimientos humanos. Feliz encuentro. Allí nos veremos todos.