El ser vivo más antiguo del mundo

0
241

   A través de la arqueología, antropología, fósiles, estudios con carbono y otros medios científicos se ha elaborado la data de muchos elementos que existen sobre la Tierra; muchas veces nos admiramos de ello y nos parece irreal que existan, después de muchos cientos o miles de años, pero así es. No se conocen obras hechas por el hombre de mucha antigüedad, pues apenas salimos de Africa hace unos 40.000 años. Sabemos de las aves y grandes reptiles, pero los dinosaurios que  durante 135 millones de años actuaron (desde el inicio del período Jurásico hasta el fin de la Era Mesozoica) se extinguieron y las aves que evolucionaron a partir de las dinosaurios, se cree que surgieron de  un subgrupo llamado Taxónoma. Nos quedan los árboles, de los cuales se ha hecho estudios que demuestran su asombrosa longevidad; veamos: Son ellos los organismos vivientes que más habitan el mundo desde la antigüedad; unos se calcula han vivido más de 5 mil años, se dice que una de las razones de ello es que su sistema vascular compatirmentado le permite aunque una parte del árbol muera, otra puede seguir viviendo o renazcan o sea posee el mismo material genético. Haciendo abstracción del mecanismo de supervivencia anterior, quiero referirme a los árboles que nunca han sido clonados, a los que nacieron hace miles de años y siguen dándonos oxígeno. Prometeo, también conocido como WPN – 114 es el nombre con que se conoce a un pino Great Basin Bristeclone, un árbol que fue investigado, y de acuerdo al número de círculos encontrados en su tronco, tenía unos 4.844 años de vida. Existió en un boque al este de Nevada, Estados Unidos. En la ribera lateral del glaciar del pico Wheerler en el Parque Nacional de la Gran Cuenca. En la década de 1950 se hacían estudios de los anillos de los árboles para conocer su edad, el clima imperante durante su existencia y los seres vivos del planeta. Donald R. Currey es un egresado de la Universidad de Carolina del Norte que estudiaba el clima de la llamada “Pequeña edad de Hielo”; en 1963 Currey se enteró de la existencia, en Bristlecones, de los antiguos árboles; y en base a su grosor, altura, tasa de crecimiento, etc. fueron escogidos, pues databan más de 3 mil años. Según dicen algunos, la  broca que tomaba las muestras se rompió y entonces Currey solicitó al Servicio Forestal del lugar podar el valioso árbol, en vez se insistir en tomar una muestra. Posteriormente, otros estudios demostraron que la edad del árbol, a quien llamaron “Prometeo”, era superior a lo creído. Un similar de “Prometeo” con edad superior a los 4. 700 años de encuentra en lugar oculto para resguardarlo, se le denominó “Matusalén” en honor a quien, según la Biblia vivió más de 900 años. Éste ya existía cuando los egipcios construyeron las pirámides, cuando elevaron las piedras de los Stonehenges, y de todas las otras obras hechas por el hombre, durante los 40 mil años desde que se inició el peregrinar de éste por la Tierra. (José Ramón Castillo)