Hemos estado escuchando con mucha atención los discursos del Presidente Maduro. En todos ellos no deja de mencionar, algunas veces con exaltación, a los Estados Unidos. Incluso, han realizado concentraciones denominadas “antiimperialista”. No hay una cadena nacional (que por cierto ahora son más a menudos), donde no descargue su animadversión contra el “imperio yanqui”. Es una mala confrontación. El Presidente Maduro no va a impedir que los EE UU dejen de invadir territorios. Eso ha sido por años. Con sus discursos “antiimperialista” no encontrará que el Presidente de esa nación deje de atacar, por ejemplo, a Corea del Norte. Quien esto escribe no ha escuchado a Trump, mencionar a Nicolás Maduro con esa vehemencia con que lo hace este último.

Los anteriores presidentes de ese país también han llevado “leña pareja”. Bush, Clinton, Obama no se escaparon de las andanadas, primero del difunto, ahora de Maduro. Ellos no dejaron de meterse en los asuntos internos de otras naciones. No señor. Aquí aclaro que no defiendo en ningún caso a los EE UU. Siempre he sostenido que son “gendarmes universales”. Invasores pues. Ejemplo hay a granel. Pero me preocupa mi país. Me indigna ver a Venezuela destrozada. Sumida como está en todos los órdenes del desastre. Miseria.

La gente se pregunta ¿qué busca el Presidente Maduro con “cazar” una contienda con Trump? ¿Por qué no se dedica a resolver los problemas de los venezolanos que están exacerbando a la población? ¿Por qué busca la paz mundial si aquí nos están matando? La gente está pasando hambre. Este sábado estuve en la ciudad de Cúcuta y da dolor ver a compatriotas venezolanos hacer de “tripas corazones” para cruzar la frontera. Impresionante el “río humano” que durante todo el día llegan a Cúcuta a buscar alimentos y medicina, porque aquí en Venezuela no hay. Los cometarios de los hermanos colombianos sobre nuestra coyuntura no son los mejores. Son solidarios con el venezolano.

Volviendo a la “pelea” de los dos presidentes. Maduro insiste a voz en cuello que debemos defender nuestra soberanía. En eso estamos total y absolutamente de acuerdo. Epa, pero ya va. Nos preguntamos ¿y qué pasa con los cubanos metidos en algunas de nuestras oficinas públicas? Y lo que es mucho más grave, al parecer están dentro de algunos de nuestros cuarteles. ¿Eso no es injerencia? ¿Cómo se llama eso? No entiendo.

Aquí hay algo que debemos dejar claro. El presidente Maduro fue elegido por el soberano (no importa que haya sido con un 51% de los votos), para que nos resolviera nuestros problemas. Él es el garante, el responsable directo de lo que está pasando en la República Bolivariana de Venezuela. Creo que nosotros no votamos por Trump. Dejemos a éste con sus guerras. Concentremos nuestras fuerzas en los asuntos internos de nuestra nación. Convoquemos a todas las fuerzas vivas y progresistas para sacar a Venezuela del foso donde la han llevado. Y mire usted amigo lector, la inmensa cantidad de hombres y mujeres que desean la productividad en nuestra patria. El venezolano no quiere conflicto. El venezolano lo que quiere es paz, alimentos, medicinas, seguridad, bienestar, progreso pues. Esa es la prioridad. No hay otra. La confrontación entre Maduro y Trump no es la que quiere el pueblo. Y mire usted que es una gran mayoría. Después que resolvamos nuestros gravísimos problemas internos, vamos por Trump o por cualquier otro que ose hollar  nuestro suelo patrio. Es hora de una profunda reflexión. Queda abierto el debate. 

Alfredo Monsalve López

alfredo.monsalve10@hotmail.com

@monsalvel