Proyecto País: Gloriosa juventud

56

Nacimos de vientre libre. La larga lucha por la libertad se posesionó en nuestro Ser y de allí jamás saldrá. Los criminales que hoy ofenden a Venezuela no pueden ni podrán revertir la sagrada conquista obtenida con “sangre, sudor y lágrimas” que abona la tierra de Venezuela.

Estos tipos que juegan “con cosas que no tienen repuesto”, que creían haber logrado la “hazaña” de implantar con miles de artimañas el modelo autoritario y totalitario, derrotado por la historia en espacios geográficos tan extensos como la antigua URSS, son simplemente prisioneros de sus propios crímenes y apuestan por quedarse en el país cometiendo toda suerte de arbitrariedades para así evitar la inexorable y larga mano de la justicia internacional.

Mientras los venezolanos luchan por un desenlace, simultáneamente padecen los más crueles sufrimientos; víctimas de una economía totalmente destrozada en los procesos de producción, distribución y consumo, porque 18 años de continuo acoso y destrozo, no son cualquier cosa, si además tales daños vienen siendo perpetrados por un Estado TODOPODEROSO que construyó a cal y canto un sistema jurídico urdido en los fétidos laboratorios del totalitarismo internacional, que es en realidad un peligroso sistema de delincuencia organizada que ofende a toda la humanidad.

Del populismo al totalitarismo solo lo separa una débil membrana que representa la sensación de prosperidad generada por las alzas de los “comoditis”, una vez que se hace imposible seguir financiando una ficción de prosperidad, surge de los escombros del edificio destruido nada más y nada menos que lo más feo del militar y del policía malandro que usa el uniforme desde la ventaja de pertenecer a un cuerpo armado que debería estar al servicio de los ciudadanos; los continuos asesinatos cometidos contra la juventud estudiosa del país, muchos de ellos menores de edad, ponen en evidencia su cobardía, su falta de hombría, su total ausencia de valores humanos que los hacen merecedores de las más terribles condenas, una vez que se haya recuperado el hilo constitucional con el restablecimiento de los poderes constitucionales y Venezuela se reinserte en el concierto de naciones representativas de la cultura y civilización occidental que propugna la modernidad, la democracia, la cristiandad, la libertad como valores supremos.

El poder que se desvanece porque ya no gobierna, pero asesina, ha ensayado de manera burda y ramplona una reedición de “la noche de los cristales rotos o de “los cuchillos largos” para descabezar a la oposición democrática y a la ciudadanía, que lucha con firmeza pero en forma pacífica por más de ochenta días, por la salida de este régimen antinacional y entreguista, entonces han producido saqueos para “matar dos pájaros de un solo tiro” al arruinar a los pocos empresarios que quedan en pie y seguir aumentando la hambruna en la población para así, según sus cálculos, aumentar su pretendido poder sobre la población, y luego genera una feroz represión sobre la inerme población, después de la actuación “coordinada” con los grupos paramilitares armados por ellos.

Obligar a la población civil a regresar a sus casas es el objetivo de lo que queda de  gobierno; pero cada vez que asesinan a un venezolano en las calles, la gente se enerva y se incrementa la lucha en las ciudades con tranconazos y manifestaciones cada vez más multitudinarias.

Las gestiones de los amigos del Gobierno quedaron atrás para dejar en el olvido la táctica del diálogo; el desprendimiento de figuras importantes y de base del chavismo ha llevado al madurismo al vergonzoso 7 % que en otras condiciones obligaría a cualquier gobernante a entregar la presidencia, no sin antes pedir perdón un millón de veces en la que esperamos sea la última cadena nacional.

La OEA viene construyendo una mayoría con las oposiciones que presenta un grupo de países pequeños, pero muy agradecidos con la generosa ayuda del irresponsable gobierno; sin embargo, para aquellos que se puedan sentir un tanto pesimistas, les decimos: a seguir luchando que estamos ganando nuestra libertad, más de 900 millones de americanos nos acompañan en nuestra lucha y esa realidad tendrá que desembocar en victoria, porque se alimenta de una tenaz y resplandeciente batalla de un pueblo de libertarios que es comandado por su gloriosa juventud, la misma que el próximo domingo 16 de julio, día de la Virgen del Carmen, participará activa y mayoritariamente en la consulta popular convocada por la Asamblea Nacional, en un ejercicio inédito de rebeldía ciudadana, para decir SI a Venezuela, SI al restablecimiento del orden constitucional y SI a la instalación de un gobierno de transición.

El régimen de Maduro no gobierna y es un estorbo al progreso de Venezuela. Ya no le quedan más conejos en la chistera. (Jesús Martínez)  *Docente