Venezuela: ¿round final?

199

Primeramente, feliz año 2017 al pueblo venezolano y especialmente a mis lectores. Es obvio que a pesar de nuestra gran crisis, es necesario pedir lo mejor para Venezuela y el mundo. No hay otra. Hoy, cuando apenas se inicia el año 2017, la situación política al parecer se torna color de hormiga. Hay quienes piensan que será un año mucho peor que el que acaba de culminar. Y por lo que hemos visto en estos últimos días, no cabe la menor duda. Vimos y escuchamos los acontecimientos con lo que ocurrió con el nombramiento de los miembros de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional (AN).

El discurso del nuevo presidente (Julio Borge), fue bastante exaltado y directo con las diferentes instituciones del Poder Público, incluidas las Fuerzas Armadas. Fue tan demoledor (para utilizar un término del boxeo), que el ministro de la Defensa tuvo que hacer público un comunicado donde rechazaba tal discurso. Los miembros del llamado “Bloque de la Patria” de la AN, descalificaron al nuevo presidente. Del mismo modo, el presidente Maduro, el miércoles 4/12 designó algunos nuevos ministros, que para muchos analistas y observadores de la vida política venezolana, es más de lo mismo. Incluso, los comentarios en contra de esta decisión, no fueron para nada los mejores.

Por ejemplo, en el caso del ministro de Educación (Elías Jaua), señalan que es un radical del partido PSUV. Además, argumentan que en tiempos de estudiante en la universidad, fue un “tira piedras”. Amén de los videos donde aparece con actitudes nada conciliadoras. Asimismo, del nuevo ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (Hugbel Roa), el mundo lo reconoce por el lanzamiento de un micrófono que le hizo a un diputado opositor. Lo que más sorprendió a la comunidad nacional e internacional (recuerden que ésta tiene los ojos puestos en Venezuela), fue el nombramiento de El Aisami como Vicepresidente de la República. Un hombre totalmente cuestionado por supuesta participación en actividades ilegales. Además, conocido como radical en el llamado “proceso revolucionario socialista”.

Otra situación que causó alarma e incertidumbre en la población, fueron las declaraciones del Sr. Diosdado Cabello, cuando señaló que Maduro nos tenía una “sorpresita” el 24 y el 31 de diciembre, que pasó a la historia (ninguna sorpresa hubo); luego el mismo Sr. afirmó que el 5 de enero no se instalaría ninguna AN (la misma se instaló). Es decir, la gente se pregunta: ¿esas afirmaciones qué objetivo tenían? ¿Eran deliberadas o por el contrario alguna estrategia para confundir y causar zozobra en la población? Ya sabemos con conocimiento de causa la gran crisis que se produjo con el llamado cono monetario. Hoy, aún no se ven los “billuyos”. Mentiras y más mentiras. Situación esta harto delicada.

Todo lo anterior ha producido debates, comentarios, las redes sociales se “revientan” de informaciones de todo calibre. Al parecer los únicos que no se enteran de estas irregularidades son los miembros del tren gubernamental. Las descalificaciones hacia el CNE, el TSJ y la cúpula de las FANB son noticias de primera plana. Igual ocurre hacia la oposición. Mientras esto sucede, miremos lo que pasa con el soberano. Inflación galopante, desabastecimiento y escasez de medicinas y alimentos, delincuencia desbordada, corrupción al por mayor, control de cambio, improductividad y el etc. se pierde de vista. La gente se pregunta: ¿en este año 2017 será el último round? Amanecerá y veremos, pues.

(Alfredo Monsalve López)

alfredo.monsalve10@hotmail.com

@monsalvel