El gobierno se dio un autogolpe cuando pasó la línea eliminando la AN, quitándole formalmente sus competencias y logró que el ciudadano reaccionara cuando vio que lo que sentía se hiciera realidad; vivimos en dictadura de nuevo tipo, autoritaria y totalitaria. Por ello el ciudadano tiene claro que el autogolpe no se resuelve con pañitos tibios que pretendan enfriar la protesta.

La estrategia que pondrá en práctica el Gobierno, de usar la convocatoria a elecciones regionales como mecanismo para enfriar la protesta cívica, fracasará. Toda vez que la lucha hoy no es por elecciones regionales, sino por un cambio total. Respetar a la AN pasa por la eliminación de 56 sentencias que el TSJ ha emitido contra la AN, restituirle los 3 diputados de Amazonas. Es que la AN retome el nombramiento de un nuevo CNE para que se convoquen elecciones generales y una constituyente, libertad de los presos políticos y el hecho de promover la transitoriedad y sustitución de los titulares de los actuales poderes públicos.

Hoy estamos en presencia de un cambio de estructuras, guiado por el plan de la patria, rumbo al comunismo cubano. En Venezuela se desaplicó la Constitución bolivariana, los instrumentos jurídicos que promovió el chavismo desde el Gobierno están más cerca de la Constitución cubana que de la venezolana. El ciudadano se cansó del exceso del poder arbitrario, abusador y chantajista, así como ventajista. El pueblo tiene claro que el Gobierno, asesorado por los cubanos, nos trajo a la miseria para controlarnos; no aceptó el Gobierno el resultado electoral que le indicaba que tenía que rectificar, sino que siguió por el camino del despeñadero por donde nos quiere lanzar con su violencia.

La revolución fue el mayor fraude para los venezolanos y la mejor manera de enriquecerse de los entornos del Gobierno, que se hicieron mil millonarios. No vale la pena este Gobierno y nada justifica que se mantengan en el poder. Los colectivos como fuerza armada de choque antidemocrática para fortalecer el autogolpe son inaceptables, y exigimos a las FAN la desmovilización de este cuerpo y su desarme. Estamos en caminos de salida no solo del peor gobierno que hemos tenido en la historia, sino de una dictadura que se estrena con nuevos métodos pero que al final es dictadura. Los venezolanos salieron de sus casas y no regresarán hasta que el camino de retorno a la democracia esté consolidado.

Nadie caerá nuevamente en la trampa de las promesas del Gobierno, toda vez que sería aceptar nuevas condiciones del autogolpe que en la calle estamos rechazando.

Carlos Casanova