Un bailarín checheno de 48 años, llamado Rizvan Khusainov, falleció el pasado fin de semana cuando realizaba una presentación junto a la cantante, Liza Akhmatova, en un concierto dedicado al Día de la Madre.

Mientras ejecutiva la presentación, Khusainov comenzó a bajar el ritmo de sus movimientos hasta que cayó desplomado al suelo. La audiencia pensó que era parte del espectáculo y continuó aplaudiendo, sin embargo, a los pocos segundos la música se detuvo y entraron los paramédicos a auxiliarlo.

Según los medios locales, el bailarín murió de un paro cardíaco.

(Martín Fernández/Redacción web)