El enigma del océano caliente de la luna Encélado

286

La nave espacial Cassini terminó el pasado septiembre un asombroso viaje por el sistema de Saturno que duró trece años. Durante ese tiempo, la sonda realizó un buen número de descubrimientos científicos. Entre ellos, algunos de los más asombrosos se refieren a Encélado, la sexta luna más grande del planeta de los anillos. De esta forma, supimos no solo que alberga un océano global bajo su espesa capa helada, sino que decenas de géiseres salen de las fisuras en la superficie de su polo sur, lanzando columnas de vapor de agua cargadas de minerales hacia el espacio a gran velocidad. Encélado se convirtió de esta forma en uno de los lugares del Sistema Solar más protemetedores para la búsqueda de vida extraterrestre.

Esta luna es realmente diminuta (500 km de diámetro, cabría en el Reino Unido) y una superficie extremadamente fría (-201ºC), por lo que cabría esperar que fuera toda ella una compacta bola de nieve. Pero no parece ser así, por lo que los científicos se preguntan qué es lo que provoca esa aparente actividad geológica. Una nueva investigación publicada en la revista Nature Astronomy puede tener la respuesta.

La hipótesis que plantean los investigadores es que Encélado tiene un núcleo poroso, por lo que la fricción de marea podría generar calor suficiente para provocar actividad hidrotermal en su interior durante miles de millones de años, tiempo suficiente para que la vida haya podido surgir.

Encélado albergaría un océano salado global bajo una capa de hielo con un grosor medio de 20-25 km, que llegaría a tan solo 1-5 km en la región polar sur. Allí, a través de fisuras en el hielo se expulsan chorros de vapor de agua y granos de hielo. La composición del material eyectado, medida por Cassini, incluye sales y polvo de silicio, lo que sugiere que se formarían por la interacción de agua caliente —a un mínimo de 90 ºC— con la roca del núcleo poroso.

Para esto haría falta una enorme fuente de calor, unas cien veces mayor que la que podría generar la descomposición natural de elementos radioactivos en las rocas de su núcleo, así como un medio que focalizase la actividad en el polo sur.

Se cree que el efecto de marea en Saturno es el responsable de las erupciones que deforman la capa de hielo de Encélado mediante movimientos de atracción y repulsión a lo largo de su recorrido elíptico alrededor del planeta gigante. Sin embargo, la energía producida por la fricción de marea en el hielo sería demasiado débil por sí misma para contrarrestar la pérdida de calor desde el océano: la luna se habría congelado al cabo de 30 millones de años.