Nueva York amaneció este miércoles con el gigantesco cadáver de una ballena jorobada en su playa. El animal marino, de 7,62 metros de longitud y dos años, encalló en la costa de Rockaway Beach, en el distrito metropolitano de Queens; reseña Playground.

Según el medio, las autoridades locales trabajan junto con la Sociedad Atlántica de Conservación Marina (Atlantic Marine Conservation Society) para practicar una necropsia al animal y esclarecer cómo terminó muerto en la orilla.

Los guardacostas de Rockaway Beach avistaron el lunes por la noche la ballena jorobada flotando a 14 kilómetros de distancia de la playa, sin embargo, fue hasta este miércoles cuando encalló en la orilla.

(Martín Fernández/Redacción web)