Zheng Jiajia, es un ingeniero chino de 31 años oriundo de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang que sorprendió al país asiático cuando decidió casarse con el robot que había construido; reseña La Verdad.

Según el medio, aunque la unión no tiene valor legal, ya que las nupcias entre humanos y androides no están contempladas en la legislación china, la ceremonia realizada cumplió con todos los ritos tradicionales de esta cultura oriental.

Zheng, construyó a Yingying, nombre del robot, en 2016; después de que sus familiares y amigos lo presionaran a casarse. La androide es capaz de hablar mediante una conexión a un ordenador con textos y archivos de audio almacenados, también puede reconocer fotografías y objetos.

(Martín Fernández/Redacción web)