La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) alertó este miércoles en un comunicado sobre la existencia de mercados de esclavos en Libia. En este país ubicado al norte de África, los inmigrantes indocumentados y refugiados que llegan de países subsaharianos son vendidos como objetos.

La OIM explicó que, aunque era un fenómeno que llevaba tiempo sucediendo, fue durante el año pasado cuando la situación empeoró. En la actualidad, el precio por el que se puede comprar a un ser humano para que trabaje de jornalero oscila entre los 200 y los 500 euros.

El responsable de la OIM explicó que no disponen de números del alcance de la problemática pero sí cuentan con testimonios, información de organizaciones de derechos humanos libias y fotografías que prueban que el fenómeno “está ocurriendo en diferentes partes del país”.

Respecto a la nacionalidad de los seres humanos puestos en venta, la mayoría proceden del África subsahariana, países como “Nigeria, Senegal, Gambia, y de muchas otras nacionalidades”.

Entre los trabajos que deben desempeñar las personas compradas, se encuentran la construcción o la agricultura. En el caso de las mujeres, la mayoría son usadas para la explotación sexual. “Muchos se escapan, otros son mantenidos en estado de servidumbre y de esclavitud, y muchos son incluso encerrados en áreas donde son forzados a trabajar a diario“, advirtió Belbesi.

 Estas últimas novedades acerca de los mercados de esclavos en Libia se unen a la complicada situación que atraviesan los inmigrantes en ese país. “La situación es muy grave”, dijo Mohammed Abdiker, Director de Operación y Emergencias de la OIM, que acaba de regresar de una visita a Trípoli.

“Cuanto más se involucra la OIM en Libia, más nos damos cuenta de que es un valle de lágrimas para muchos migrantes. Algunos informes son verdaderamente horribles y los últimos informes de mercados de esclavos de inmigrantes pueden ser añadidos a una larga lista de atropellos”, agregó Abdiker.

(Martín Fernández/Redacción web)