La policía francesa se encuentra investigando desde hace dos semanas la misteriosa desaparición de Pascal y Brigitte Troadec, de 50 años; su hijo Sebastien Troadec, de 21, y su hija Charlotte Troadec, de 18.

Según el medio Playground, la familia fue vista por última vez el pasado 16 de febrero y la primera persona que se percató de su ausencia fue la hermana de Brigitte, quien alertó a las autoridades.

“Los agentes encontraron manchas de sangre, que coinciden con el ADN de tres de ellos, en su vivienda cercana a Nantes. Algunas las encontraron en el teléfono de Sebastien, en el reloj de Brigitte y bajo las escaleras, parecía que alguien hubiese intentado limpiarlas (…) Los coches de la familia seguían estacionados en frente de la vivienda, excepto el de Sebastien, que no fue encontrado por los agentes. No había sábanas en las camas, algunas de ellas se estaban secando en un estante, la ropa mojada todavía estaba dentro de la lavadora y la comida se estaba cayendo del congelador. Es como si el tiempo se hubiese parado en la casa”, dijo el fiscal Pierre Sennes.

Los informes indican que Pascal padece depresión y que su hijo tiene problemas psicológicos, sin embargo, hasta el momento los agentes continúan investigando.

(Martín Fernández/Redacción web)