Joven fue degollada presuntamente por su exnovio acosador

1854

El asesinato de Shana Grice, una joven de 19 años y oriunda de Portslade, en East Sussex, conmocionó al Reino Unido en agosto del año pasado. La víctima fue degollada por su exnovio, Michael Lane, luego de haberlo denunciado ante las autoridades por acoso; reseña Playground.

Según el medio, todo empezó en febrero de 2016 cuando Shana volvió con su novio anterior, Ashley Cooke, lo que provocó que su expareja, Michael Lane, empezara a obsesionarse con ella. El hombre se escondía fuera de su casa, le enviaba flores y dejaba notas en el del novio de Grice advirtiéndole que esta lo engañaría.

Un mes más tarde, la joven decidió tomar cartas en el asunto y se acercó a la policía a denunciar el acoso. Allí, la acusaron de hacer perder el tiempo a la policía y fue multada por falso testimonio. Tiempo más tarde, Lane robó las llaves de su exnovia y entró a su casa para espiarla mientras dormía. En esa ocasión la policía solo le advirtió al joven que se mantuviera alejado de ella, pues tanto las quejas de Grice sobre estas actitudes como las llamadas que recibía de forma esporádica fueron catalogadas “de bajo riesgo” por los agentes.

Seis meses después de la primera denuncia, el cuerpo de Shana Grice fue encontrado degollado en su dormitorio en Portslade. El principal sospechoso era Lane, quien alegó ante el juez que su actitud acosadora solo respondía a un deseo de entender por qué acabó la relación.

En los zapatos del acusado se halló sangre de la víctima, sin embargo, el fiscal defensor aseguró que el acusado había estado en el piso de Shana justo la mañana de su muerte y cuando vio la escena entró en pánico.

Shana Grice (Foto: Playground)

“La puerta estaba abierta así que entró y vio a Shana. Ella estaba en el suelo al lado de la cama. No había fuego ni quemaduras. Él se fue. No telefoneó a la policía, no llamó a la ambulancia. No le contó a nadie lo que había visto. Entró en pánico y pensó que la policía le iba a inculpar”, explicó durante el juicio el fiscal, Philip Bennetts.

La investigación continúa abierta y la mala gestión de las autoridades ante las denuncias de Shana será investigada por una comisión independiente de denuncias contra la policía (IPCC por sus siglas en inglés).

(Martín Fernández/Redacción web)