Betsy Ayala es una estadounidense de 34 años, quien desde niña lidió con el sobrepeso. En su adolescencia era víctima constante de acoso por su aspecto, lo que la llevó a realizar su primera dieta a los 13 años; reseña El Mercurio.

“Para mí la comida era como automedicarme. Siempre he sufrido de ansiedad y en lugar de atacar el verdadero origen de esta, prefería comer (…) Después de que tuve a mi hija estaba más gorda que nunca y sufría de depresión posparto y ansiedad”, relata Ayala, quien llegó a pesar 95kg en la universidad y 118kg al finalizar su primer embarazo.

Luego de dar a luz, Betsy descubrió que el hombre con quien había estado casada durante 14 años, la engañaba con otra mujer y se mofaban de su aspecto en las redes sociales.

“Estaba destruida. Lo descubrí a través de unos mensajes que leí en su Facebook, donde me llamaban ‘vaca’ y me trataban como basura”, recuerda.

A raíz de esta experiencia tomó la iniciativa de hacer un cambio radical en su vida y comenzó a tomar clases de zumba junto a su hermana, a correr y a levantar pesas en el gimnasio, mientras seguía una dieta alta en proteínas. Fue así, como logró perder 46 kilos.

“Soy una personas completamente diferente, tanto por dentro como por fuera (…) Soy más feliz, más segura y más positiva (…) Sé que soy capaz de mucho y estoy muy contenta de ser un buen ejemplo para mi hija”, afirma.

Betsy siente que el maltrato del que fue víctima fue de alguna manera “una bendición”, y ya no sigue casada con el padre de su hija.

(Martín Fernández/Redacción web)