Robert Huskey y Jack Zawadski fueron pareja durante 52 años. Un tiempo durante el cual no fueron discriminados en la California en la que se conocieron, en el Wisconsin en el que vivieron juntos, ni en el Mississippi que les vio casarse en 2015, reseña Playground.

Aquella inesperada respuesta fue notificada a la residencia en la que el fallecido había vivido sus últimos meses de vida con la intención de hacerla llegar a su sobrino, John Gaspari.

“El Hogar de Ancianos dijo que cuando la Funeraria Picayune Home de Picayune recibió la documentación que indicaba que Robert tenía marido se rehusó a ofrecer el servicio alegando que no trataba con ‘personas de su clase'”, detalla la demanda.

Tras escuchar esas ofensivas palabras de rechazo, su única opción pasó a ser otra funeraria que estaba a 90 minutos de distancia en la que sí que se hicieron cargo del cuerpo de Huckey para que descansara en paz.

En una respuesta a la denuncia de Zawadski presentada en la corte en marzo, los propietarios de la funeraria, Ted y Henrietta Brewer, aseguran que su empresa nunca ha discriminado a nadie por su orientación sexual y que no se negaron a recoger los restos de Huckey.

“La esencia de la demanda es que incumplieron un contrato y en el último momento se le negó el servicio a una familia afligida basándose en el hecho de que el fallecido era gay y que estaba casado con un hombre”, dijo la abogada de Zawadski, Beth Littrell, cuyo bufete, Lambda Legal, pretende conseguir una indemnización, aún sin especificar, por daños y prejuicios.

A pesar de lo que pueda conseguir después de esta batalla legal, Zawadski aseguró que la motivación de su denuncia no es económica. Solo quiere tener la certeza de que nadie más sufrirá lo que él tuvo que soportar.