Síndrome de Williams | Únicos sin distinciones racistas

1897

Nunca se ha encontrado una población humana sin estereotipos raciales hasta ahora, a pesar de ciertos comportamientos puntuales que no pasen de un simple trastorno.

Los niños con el síndrome de Williams, un raro desorden genético, por culpa del cual carecen de ansiedad social normal, no tienen preferencias raciales, y son los únicos que no la tienen, según un estudio de Andreas Meyer-Lindenberg de la Universidad de Heidelberg en Alemania. Pero sí tienen estereotipos sexuales.

Normalmente, los niños muestran preferencias claras por su propio grupo racial a la edad de 3 años, o incluso antes. Los niños se mostraban más amistosos con los de su propio grupo, y cuando se les preguntaba algo malo, señalaban a los de la otra raza.

En cambio, los niños con síndrome de Williams no tienen distinciones en señalar a blancos o negros como amistosos u hostiles.

Este estudio se ha hecho con niños blancos, pero otros estudios muestran que sucede lo mismo con negros o de otras razas, dijo Meyer-Lindenberg.

El síndrome de Williams está causado por un defecto genético que afecta al cerebro y otros órganos. Son gente “hipersociable”. No tienen las inhibiciones que tiene el resto de la gente. La “ansiedad social” es algo ajeno para ellos. Son incapaces de procesar señales de peligro social. Como resultado, sufren un riesgo mayor de violación y ataque físico.

El 99 % de los niños respondían que son las niñas las que juegan con muñecas y niños los que juegan con coches, así que sí tienen “estereotipos” sexuales. De esto se deduce que sexo y raza se procesan por mecanismos cerebrales diferentes.”

La lista de enfermedades de este síndrome es larga y variada, incluyendo retraso mental.

Ángel Escalante con información de Current Biology