Las artistas de Colombia y Venezuela en la sala de exposición.

Un éxito resultó el primer encuentro ‘Mujer, arte y creatividad en zona de frontera’, realizado los días 10 y 11 de marzo en Cúcuta, Norte de Santander, en Colombia.

Este encuentro  nació de la iniciativa de Ana Berta López, presidenta de El Ojo Memorioso quien entre otras cosas es fotógrafa y desde hace más de veinte años viene realizando el registro fotográfico del acontecer cultural del Táchira, según información de nota de prensa.

En este andar, los caminos del arte la relacionaron con Liliana Varón Villamizar, de la Asociación Socio Cultural Casa de Piedra, del municipio Los Patios, y con Kirsten Torrado, ambas miembros de la Asociación de Escritores de Norte de Santander; a ellas, López les planteó la idea del encuentro y la receptividad fue total e instantánea.

“Liliana Varón a su vez habló del proyecto con Tania Agudelo Sedano, de la Casa Cultural Taller de Títeres Colombia, con Ana María Canal, del  Grupo Salvador Moreno. Asociación de Artistas Plásticos de Norte de Santander, y con  Alda Esperanza Sánchez, de la Corporación Despertar por el Arte y la Cultura. Y fue así como estas seis mujeres se unieron y dieron forma a este evento inédito en ambos países”, relató Ana López.

En un principio la idea era muy discreta, una exposición plástica con unas algunas pintoras de tanto del Norte de Santander como de Táchira; luego de inaugurar la muestra pictórica, una noche multidisciplinaria donde hubiese una variada muestra de los talentos artísticos de ambas naciones en cuanto a danza, música, teatro y poesía.

Sin embargo, la idea gustó tanto y se quiso sumar tanta gente que del original un día cambió a dos. La actividad se inauguró la tarde del viernes diez de marzo en el auditorio Eduardo Cote Lamus, de la Torre del Reloj, donde se ubica la Secretaría Departamental de Cultura, iniciándose con la primera tanda de ponencias y ronda de preguntas.

Luego en la noche, en la misma sede, se procedió a abrir la exposición plástica en la que participaron un total de diecinueve artistas, diez por Colombia y nueve por Venezuela, a las ocho de la noche se retornó al auditorio para disfrutar de la noche pluricultural y multidisciplinaria donde los expositores de ambas naciones mostraron lo mejor de sus talentos.

El grupo colombiano de danzas de adultos mayores Añoranzas, bailó unos tradicionales bambucos; les siguió el ballet folclórico Fusión, también de Colombia, quienes mostraron los mejores pasos de música llanera; acto seguido las actrices venezolanas Negrita Pérez, Nilka Vélez e Iliana Sánchez, hicieron una lectura dramatizada.

A continuación la bailarina venezolana de danza contemporánea Sidy White, realizó su presentación. La poesía se hizo presente a través de las voces de la colombiana Rosalba Fuentes de Cuadros y la venezolana Amarú Vanegas, quienes leyeron textos de su autoría respectivamente.

Después el público disfrutó de un performance donde participaron Sidy White, Amarú Vanegas y el guitarrista Gato Arguinzones.

Al día siguiente, el sábado once, la jornada comenzó a las nueve de la mañana, otra vez en el auditorio Cote Lamus, donde se hubo una segunda tanda de ponencias y un conversatorio final a modo de cambio de impresiones por parte de los asistentes al evento y las artistas participantes.

En la tarde la cita fue en la casa natal del General Santander, donde se realizó una tertulia y  se presentó el video: El valor de ser mujer, producido por la Corporación Despertar por el Arte y la Cultura.

La poeta ecuatoriana Alfonsina Portilla Villareal leyó algunos de sus textos. Luego la agrupación dancística Afrodanz, presentó su espectáculo así como la Fundación Quinta con Quinta, mostró su música de hip-hop.

También participó la teatrista Mercy Urrea. En literatura Jaibeth Parada y la gente de  la Fundación Juventudes Literarias, leyeron textos poéticos; finalmente la poeta Liliana Varón Villamizar presentó su performance poético: Desnuda desde la punta.

“Este importante y enriquecedor evento” -como lo calificó Ana Berta López- permitió además de honrar a las damas en la celebración del Día Internacional de la Mujer, conocer y reconocer la labor creadora y social de las artistas de ambos lados de la frontera. Así como también, entender que las fronteras no son solo esas líneas imaginarias que los pueblos trazan sobre la tierra, son también los miedos, los tabúes, las diferencias de género, la descalificación, las diferencias económicas y sociales.

“Comprender que el arte es una herramienta sublime con la que los creadores tienen el compromiso de ayudar al entorno a vivir una mejor vida; y esto es lo que mujeres aguerridas y comprometidas con la vida y el hecho cultural demostraron esos dos días”, señaló López.

“Resultaron altamente emotivas las palabras que la mayoría de las ponentes colombianas tuvieron para con Venezuela. Casi todas –por no decir que todas-, estudiaron y vivieron muchos años en Venezuela, y las expresiones de amor y agradecimiento a esta tierra que les abrió los brazos realmente fueron conmovedoras. Hubo por parte de la gente de Colombia grandes muestras de solidaridad, afecto y hermandad para con Venezuela en general y con sus embajadoras culturales un trato insuperable”, destacó.

Desde ya, El Ojo Memorioso y todo el equipo de trabajo trabaja en ideas para la edición del próximo año y otros eventos en los que aspiran acercar a artistas de ambos países, pero en diferentes contextos y de esta manera, estrechar los lazos de integración binacional desde la cultura.