Uno de los cuadros más famosos de Salvador Dalí es Figura en una ventana, que representa a la hermana del pintor, de espaldas, mirando por uoa de las cristales de la casa familiar de Es Llaner, en Cadaqués.

Pero la obra, realizada en 1925 y que se exhibe desde 1988 en el Museo Reina Sofía, no es la única que el genial pintor de Figueras realizó a su hermana, reseña El País.

Hasta doce retratos al óleo giran en torno al monotema de Ana María, algo que llevó a Rafael Santos Torroella, uno de los mayores especialistas en Dalí, a hablar, incluso, de una “Época Ana María” en la obra del pintor que se extiende entre 1923 y 1926 en la que la hermana (tres años menor que Salvador) aparece en todo su frescor y lozanía de su adolescencia.

Una de estas obras, Figura de perfil, casi inédita, ya que solo se había visto en 1929, cuando el pintor la expuso por primera y única vez, sale a ahora en subasta el próximo 2 de marzo en la galería londinense Bonhams con un precio de salida entre 940.000 y 1,4 millones de euros.

En 1929 Joaquim Cusí, uno de los primeros coleccionistas de Dalí y amigo de la familia, farmacéutico que hizo fortuna con una famosa pomada para infecciones oculares, compró la obra por 500 pesetas.

Al morir, Cusí la dejó en herencia a su hija Josefina y luego se vendió, al parecer en los años cincuenta. Desde entonces ha estado fuera del mercado en una colección privada, pero nunca se ha vuelto a ver.

Por eso, la única fotografía conocida era la de la exposición de las Galerías Dalmau que mostraba la obra cortada y sin firma, siendo ahora la primera vez que se muestra en color por la imagen facilitad por la casa de subastas de Londres.

Sin desvelar si la Fundación Gala-Salvador Dalí se presentará a la subasta con intención de comprar esta obra de 74,2 x 50 centímetros, su directora Montse Aguer, asegura que este periodo está ya bien representado en el centro de Figueres, pero destaca “el interés de la obra y el hecho de que haya estado tanto tiempo sin poder verse ha levantado cierto misterio y la hace apetecible”.

Pero insiste en que “este momento en el que realizaba solo obras de la familia, paisajes y autorretrato está muy bien representado en la Fundación”. Para Aguer “cada retrato tiene sus características”.

En este destaca “su composición y el tratamiento de la luz que hace Dalí”.