Zulia recuerda el natalicio de Ricardo Aguirre, padre de La grey zuliana

331

Ricardo Josó Aguirre Gonzalez, nació en Maracaibo el 9 de mayo de 1939 y murió en esa misma ciudad el 8 de noviembre de 1969. Maestro de educación primaria (Escuela Normal Nacional Gervasio Rubio, Rubio, en Táchira 1959), locutor (1962) y músico (cantante, cuatrista, compositor, director y arreglista).

Estuvo plenamente consustanciado con el pueblo zuliano y cantó a Maracaibo, a su gente y a sus angustias vivenciales, expresadas en la protesta, con una voz inconfundible y única, que le valió el justo apelativo de ‘el Monumental de la Gaita’, bautizado as¡ por el destacado crítico gaitero Octavio Urdaneta, según información del portal Buena Música.

Graduado de maestro a los 19 años, se inició en Bachaquero durante dos años en la escuela Rafael Urdaneta, para regresar a Maracaibo e incorporarse a la Escuela Monseñor Francisco A. Granadillo de Monteclaro, donde escribió la música del himno de la escuela Granadillo con letra de Jorge Samper, y al mismo tiempo se desempeñaba como locutor de La Voz de la Fe.

En el ambiente gaitero empezó por ser director de Los Sabrosos, con los cuales no actuó o lo hizo en forma muy ocasional, y con Santa Cano¡ta. En 1962 ingresó a Cardenales junto con sus hermanos Rixio, Renato y Alves, poco después de la división del conjunto, donde propuso que le añadiera un complemento al nombre y as¡ surgió Cardenales del Éxito.

Grabó las primeras gaitas en 1963: Golpe tradicional de Rixio Aguirre, Gaita, Gaita de Pedro Colina, y Gaitas tradicionales de Luis Ferrer y Rixio Aguirre. Empezó así su largo camino de éxitos con, entre otros: La parrandera, La bullanguera, Vieja y famosa, Madre, Los piropos, Mi danza, La gaita del 65, Reina morena, Mi chinata, Imploración, y La boda del cachicamo.

En 1967, por diferencia entre los integrantes de Cardenales del Éxito, se fue al conjunto Saladillo y con ellos grabó: El indolente, Ronda antañona, La cantarina, La flor de La Habana (1y2), Dos madres antañonas, y La grey zuliana (1968).

En esta última, según Arnoldo Hernández Oquendo, la música y el introito de la gaita pertenecen a Ricardo Aguirre, pero el estribillo a Marcial Valbuena, y además se le introdujo por primera vez un bajo eléctrico en un conjunto profesional.

Esta gaita ha sido bautizada como el himno de la gaita zuliana por su gran proyección. En 1969 fue nombrado supervisor regional de educación para los distritos Mara y Páez. Regresó a Cardenales del Éxito pero un fatal accidente en la madrugada del 8 de Noviembre de 1969 trunco la voz de este insigne gaitero, maestro, padre, hijo y hermano, pero a mas de 40 años de su partida su voz y sus enseñanzas aún viven en el pueblo zuliano.