Desde hace varios meses los vecinos de Cayetano Redondo solicitan apoyo de las autoridades para resolver el problema comunitario. (Foto/JGH)

San Antonio.-  Ante  el deterioro que presentan las bases de las vigas metálicas, con una cuerda de nailon y una guaya que fueron colocadas hace nueves meses se sostiene la pesada estructura del  techo de la cancha de usos múltiples de la urbanización Cayetano Redondo, de San Antonio,  la cual a pesar del inminente riesgo sigue siendo utilizada  por estudiantes de  dos instituciones educativas y jóvenes de esta comunidad.

Ante el temor de los vecinos de que la pesada estructura se desplome sobre las viviendas aledañas y  la preocupación de la comunidad educativa del liceo Bolívar y la escuela Cayetano Redondo,  cuyos estudiantes realizan deporte en este escenario, personal de la alcaldía de  Bolívar, Bomberos y Protección Civil colocó los improvisados amarres para   tratar de sostener el techo, cuya estructura se balancea cada vez que hay fuerte  viento.

El problema obedece a que las bases metálicas de la banda sur de la cancha están corroídas y cedieron, originando que la estructura del techo se incline hacia la vereda de la zona norte,  donde hay aproximadamente ocho viviendas que pueden verse afectadas si llega a desplomarse.

A pesar del  riesgo inminente, la cancha es utilizada por niños y jóvenes del sector, así como estudiantes  de las dos instituciones señaladas, para actividades deportivas, recreativas y  premilitar.  De allí que los vecinos del sector  solicitan a las autoridades correspondientes  que tomen cartas en el asunto antes de que ocurra una tragedia.

Deiny Astidias Becerra e Iris Dávila, habitantes del sector, señalaron que acudieron a la Alcaldía de Bolívar, Protección Civil y también entregaron un informe al Ministerio de Infraestructura, pero hasta ahora no ha habido respuesta.

Exigen a las autoridades que emprendan acciones para que se repare la falla  que presenta la estructura deportiva, que durante casi 30 años ha servido a esta comunidad.  Mientras se hace la reparación, consideran que se debe clausurar temporalmente el escenario.

Reiteraron que  por el riesgo existente, en la cancha no se debe permitir la presencia de estudiantes  de las dos instituciones ni de jóvenes de la comunidad. Recordaron que hace nueve meses colocaron  los amarres que van desde el piso hasta el techo de  la cancha,  para disminuir el riesgo; pero esa no es la solución. La alcaldía ha manifestado que no cuenta  con recursos para reparar  la infraestructura y se ha desentendido del problema, indicaron los vecinos.

Reclaman a los organismos  correspondientes una solución idónea y urgente,  porque aseguran que  cuando ventea fuerte, no pueden vivir tranquilos por el temor de que la estructura del techo de la cancha se desplome. (JGH)