Bajo el azote de la delincuencia se encuentran vecinos, comerciantes y transeúntes del sector El Samán y alrededores del Terminal de pasajeros de La Concordia, quienes desde hace meses son víctimas de constantes robos y hurtos cometidos por al menos 20 jóvenes, que bajo los efectos de estupefacientes se han apoderado de la zona, atemorizando y despojándolos de sus pertenencias.

Vecinos denunciaron que los jóvenes cometen sus fechorías desde tempranas horas de la mañana, que van desde los comunes ´raponazos´,  hasta vender y consumir  drogas en plena vía pública con total normalidad.

Las horas picos es donde se cometen los constantes ´raponazos´ de teléfonos, bolsos, carteras o cualquier otro objeto de valor que lleven las personas, las paradas de las busetas son un blanco para que ladrones hagan de las suya, denunciaron los afectados.

Farmacias, panaderías, supermercados y bares del lugar  han visto disminuidas sus ventas por este flagelo, pues sus propietarios aseguran que las personas se cohíben de ir a los establecimientos por miedo a ser víctima de la delincuencia.

— Ellos no tienen armas, acorralan a las personas entre tres o cuatros  y con un control de televisor -simulando un arma- amedrentan y roban a la gente. Nos ha tocado armarnos con palos,  porque esta situación cada día es peor y la policía no hace nada— contó un vendedor.    

Los comerciantes afirmaron que el lugar carece de funcionarios policiales así como de patrullaje de los mismos, y aunque esta situación la han elevado a todos los organismos de seguridad del estado, no han obtenido respuesta alguna.

Preocupados por el peligro que esto representa para su vida, sus propiedades  y para la comunidad,  hacen un exhorto a la Policía Nacional y Estadal a que se aboquen a controlar el grave problema de inseguridad que se vive en la zona.

(José Piffano / pasante)