Yovany Zambrano, presidente del IVT.

“Más de dos mil millones de bolívares,  invierte la Gobernación en la recuperación de la infraestructura vial del estado Táchira, lo que reafirma la plena articulación existente entre el ejecutivo nacional, a través del Ministerio del Poder Popular para el Transporte y Obras Públicas (Mppttop) y el gobierno regional, en el marco del  plan de inversión del presente año 2017 para la  ejecución de obras viales de alto impacto social en vías principales o troncales, locales, secundarias y agrícolas de la entidad”.

Así lo precisó el titular del Instituto de Vialidad (IVT), Yovany Zambrano, al refutar la denuncia hecha por el dirigente de la oposición Néstor Solano,  sobre un supuesto “abandono de las vías del Táchira”.

— Estamos en pleno trabajo de ejecución de las obras que cuentan con recursos del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI) del Gobierno nacional, en las vías de la zona norte, sur, montaña, frontera y zona metropolitana, lo que constituye un compromiso gubernamental para lograr vías más seguras y en mejores condiciones para el bienestar del pueblo tachirense—, declaró.   

Zambrano emplazó e invitó a este dirigente del  movimiento opositor Voluntariado Tachirense por el Cambio, a acudir a la sede del Instituto de Vialidad (IVT), “donde lo estaremos esperando para atenderlo personalmente, en compañía de los  miembros de la junta directiva,  personal profesional y técnico, a los fines de  explicarle cada una de las acciones y obras que vienen siendo adelantadas por la gestión revolucionaria y bolivariana del gobernador en pro de la atención de la red vial del estado”.

Refirió que las obras previstas en el plan de inversión del presente año, “justamente se han visto afectadas, en su proceso de  ejecución,  a consecuencia de factores ajenos a la gestión del gobierno bolivariano, tal como lo representa las fuertes lluvias que se han suscitado en el estado, sumado a las acciones anárquicas de trancas o interrupciones en las distintas vías públicas, propiciadas por parte de actores terroristas de la oposición, que ha conllevado a que el sector del transporte vinculado a los contratistas no pueda circular en condiciones de seguridad para el traslado normal de materiales de la construcción a los sitios de destino  donde se realizan las distintas obras”.