Después de la confrontación, quedan las huellas. En diversas zonas de Caracas se vivió esta escena. (AFP)

Amnistía Internacional (AI) pidió este jueves al gobierno de Venezuela garantizar el derecho a protestar pacíficamente y alertó que la espiral de violencia en las manifestaciones puede sumergir al país en una crisis de difícil retorno.

“Salir a la calle en un día de manifestación en Venezuela no debería ser una sentencia de muerte”, dijo la directora para las Américas de AI, Erika Guevara-Rosas, tras los informes de que al menos dos personas murieron en las protestas, reseñó El Nacional.

Amnistía sostuvo que además de garantizar el derecho de la población a expresar sus opiniones pacíficamente, las autoridades deben investigar de manera urgente, las denuncias de abusos a los derechos humanos cometidas durante las manifestaciones.

La organización consideró que la inagotable espiral de violencia y represión está sumergiendo a Venezuela en una crisis de difícil retorno que amenaza la vida y la seguridad de los venezolanos.

Calificó de receta tóxica la combinación creciente de violencia, represión descontrolada y falta de acción por parte de las autoridades para garantizar la libertad de expresión y la Justicia.

Las marchas desarrolladas este miércoles en Venezuela dejaron dos muertos, decenas de heridos y cientos de detenidos y cerraron con invitaciones de los dirigentes opositores a seguir mañana con las protestas de calle, y del gobierno de Nicolás Maduro a iniciar un nuevo diálogo político.

Decenas de miles de personas de ambos bandos atendieron a las convocatorias de la oposición y del chavismo a marchar en contra y a favor del gobierno, respectivamente, en el marco del día festivo por la conmemoración de los 207 años de un evento popular que se selló como el primer paso para la independencia de Venezuela de España.