Nunes y Schiff dijeron que no esperan encontrar pruebas que respalden dichas acusaciones cuando el director del FBI, James Comey, declare ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el lunes. Foto: AFP
“No tenemos ninguna prueba de que [las escuchas] tuvieran lugar”, dijo en rueda de prensa Devin Nunes, un republicano presidente del comité del Congreso que investiga estas acusaciones. Foto: AFP
(AFP) Congresistas de Estados Unidos de una comisión de inteligencia afirmaron este miércoles que no disponen de pruebas que sostengan las acusaciones del presidente Donald Trump de que su antecesor, Barack Obama, llevó a cabo escuchas en su edificio de Nueva York.

“No tenemos ninguna prueba de que [las escuchas] tuvieran lugar”, dijo en rueda de prensa Devin Nunes, un republicano presidente del comité del Congreso que investiga estas acusaciones.

“No creo que hubiera verdaderas escuchas en la Torre Trump”, dijo Nunes en base a las investigaciones del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que él dirige, y que también investiga las presuntas interferencias rusas en la elección presidencial del año pasado.

El principal miembro demócrata del panel, Adam Schiff, respaldó esa conclusión.

“Hasta la fecha no he visto ninguna prueba que sustente la afirmación del presidente Trump de que su antecesor realizó escuchas a él y sus socios en la Torre Trump”, dijo Schiff a la prensa en la conferencia.

El 4 de marzo Trump escribió en su cuenta personal de Twitter que Obama había realizado escuchas de las conversaciones en la Torre Trump de Nueva York antes de la elección del 8 de noviembre.

“¡Terrible! Me acabo de enterar de que Obama pinchó mis líneas en la Torre Trump justo antes de la victoria”, escribió. “Esto es McCartismo”.

Los tuits generaron una enorme controversia, en parte porque era inédito que un presidente de Estados Unidos lanzara tal acusación a su predecesor.

Como presidente, Trump tendría acceso a pruebas secretas de inteligencia con esa información.

El mandatario estadounidense lanzó estas acusaciones después de que medios conservadores publicaran informaciones en este mismo sentido, lo que hizo sospechar de que éstos fueron su fuente, algo que la Casa Blanca no rechazó.

“Me preocupa profundamente que el presidente hiciera tales acusaciones sin una base”, dijo Schiff.

Nunes y Schiff dijeron que no esperan encontrar pruebas que respalden dichas acusaciones cuando el director del FBI, James Comey, declare ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el lunes.

Ese día también prestará testimonio Michael Rogers, director de la Agencia Nacional de Seguridad, una de las agencias de inteligencia de Estados Unidos.

 

Compilación: María Teresa Amaya/coordinadora de noticias internacionales/ Diario La Nación