"Ningún país puede solucionar ese problema solo", señaló Tillerson, añadiendo que era favorable al mantenimiento de Estados Unidos en el acuerdo de la COP21, concluido en París en diciembre de 2015. Foto: AFP
"Ningún país puede solucionar ese problema solo", señaló Tillerson, añadiendo que era favorable al mantenimiento de Estados Unidos en el acuerdo de la COP21, concluido en París en diciembre de 2015. Foto: AFP
“Ningún país puede solucionar ese problema solo”, señaló Tillerson, añadiendo que era favorable al mantenimiento de Estados Unidos en el acuerdo de la COP21, concluido en París en diciembre de 2015. Foto: AFP

WASHINGTON (AFP) – El futuro jefe de la diplomacia estadounidense nombrado por Donald Trump, el expresidente de ExxonMobil Rex Tillerson, juzgó “importante” este miércoles en el Congreso que Estados Unidos siga comprometido a nivel internacional para hacer frente a las amenazas del cambio climático.

“Creo que es importante que Estados Unidos siga involucrado. Hacer frente a las amenazas del cambio climático exige una respuesta global”, declaró en respuesta a una pregunta durante su audiencia por parte de la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado, institución que lo confirmará como secretario de Estado.

“Ningún país puede solucionar ese problema solo”, señaló Tillerson, añadiendo que era favorable al mantenimiento de Estados Unidos en el acuerdo de la COP21, concluido en París en diciembre de 2015, y en el que el presidente Barack Obama desempeñó un papel clave.

Con ocasión de la entrada en vigor del acuerdo el pasado mes de noviembre, ExxonMobil, entonces dirigida por Tillerson, había estimado en un comunicado que este acuerdo era “un paso importante por parte de los gobiernos del mundo para responder a los riesgos graves planteados por el cambio climático”.

Las declaraciones de Tillerson contrastan con las de Trump sobre el tema.

El presidente electo, un escéptico del cambio climático, dijo durante su campaña que quería retirar a Estados Unidos del acuerdo de París, si bien matizó su postura tras su elección, declarándose “abierto sobre esta cuestión”.

Las declaraciones de Tillerson fueron bien recibidas por los ambientalistas.

“Es alentador que Tillerson reconozca que el cambio climático requiere una respuesta global y que Estados Unidos debe seguir en la mesa”, reaccionó David Waskow, un responsable de World Resources Institute, una ONG de Washington.

No obstante “tiene que ir más lejos y, en calidad de jefe potencial de la diplomacia estadounidense, Tillerson tendría que comprender que Estados Unidos tiene que ser un líder contra el cambio climático y honrar sus compromisos internacionales” en la reducción de sus emisiones de gas de efecto invernadero.

Compilación: María Teresa Amaya/coordinadora de noticias internacionales/Diario La Nación