Lula da Silva insiste en ser candidato a presidente pese a condena

128

El expresidente de Brasil, Lula da Silva, quien fue condenado el pasado miércoles a 9 años y medio de prisión por corrupción, manifestó este jueves que sigue “en el juego”, reiterando además su intención de presentarse a las elecciones de 2018, donde es considerado favorito según encuestas.

En una rueda de prensa en Sao paulo, Lula dijo que quiere ser el candidato de su formación política, el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), según las agencias.

“Quiero decir a mi partido, que a partir de ahora voy a reivindicar del PT el derecho de colocarme como postulante a la candidatura de 2018”, declaró bajo la aclamación de sus simpatizantes.

Retó a presentar pruebas 

Dijo además que la sentencia es “política” y retó a la Justicia a presentar “una sola prueba” que le incrimine.

“No sé como alguien consigue escribir casi 300 páginas para no decir absolutamente nada contra la persona que quiere acusar”, dijo en su primer pronunciamiento público tras la condena, en la sede nacional del Partido de los Trabajadores (PT) en el centro histórico de Sao Paulo.

Lula fue condenado este miércoles en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por el juez federal Sergio Moro por un asunto de corrupción asociado a la red que operó en la estatal Petrobras, pero la sentencia aún no es firme y deberá ser ratificada por un tribunal superior.

El político apuntó que “ninguna verdad fue tomada en cuenta” durante el proceso, uno de los cinco que tiene abiertos con la Justicia, la mayoría de ellos relacionados con la trama corrupta que operó en la estatal Petrobras.

“Si alguien tiene una prueba contra mí, por favor, que me lo diga y la manden” a la Justicia porque “me quedaría más feliz si fuera condenado con base en una prueba”, comentó.

Condenado en primera instancia

Lula fue condenado en primera instancia, por lo que la decisión proferida por el juez federal Sergio Moro, encargado del caso de corruptelas en Petrobras, puede ser revertida por un tribunal superior.

El magistrado dio por comprobado que el expresidente recibió 2,25 millones de reales (unos 700.000 dólares) en concepto de sobornos, los cuales se habrían materializado en la reserva y reforma de un apartamento en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo.

“Reto a que presenten una única prueba, un único papel, porque lo que presentaron es un papel rasgado”, añadió.

Asimismo, confirmó que sus abogados recurrirán “en todas las instancias” contra lo que calificó de una “tamaña mentira”.