Sismo de magnitud 7,3 sacudió frontera entre Irán e Irak

212
Captura.

Un terremoto de magnitud 7,3 en la escala de Richter ha sacudido este domingo la frontera entre Irán y el norte de Irak, en la región autónoma del Kurdistán, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El seísmo, que ha dejado al menos una decena de muertos en estos dos países asiáticos, se ha producido a las 21.18 horas (18.18, en la España peninsular) a 32 kilómetros de la ciudad de Halabjah, administrada por el Gobierno regional del Kurdistán, en la región fronteriza entre estos dos estados, y a una profundidad de 33,9 kilómetros.

El seísmo ha dejado al menos 14 muertos en Irán, según Irna, la agencia de noticias de este país. La cifra de víctimas mortales en el Kurdistán iraquí es al menos de seis, tal y como informa AFP, además de 150 personas heridas.

“Cuatro personas han muerto por el terremoto en Darbandikhan [Irak]”, ha dicho el alcalde de este municipio, Nasseh Moulla Hassan, a AFP. Otras dos personas han fallecido en Kalar, según el director del hospital del pueblo, que está a unos 75 kilómetros al sur de Darbandikhan.

La agencia de noticias Reuters ha informado de que un meteorólogo oficial iraquí ha calculado que la intensidad del terremoto ha sido de 6,5 en la escala de Richter, una cantidad inferior a la que da el Servicio Geológico de Estados Unidos. El seísmo también ha golpeado la capital iraquí, Bagdad, y se ha llegado a sentir hasta en Qatar.

Algunas imágenes publicadas en redes sociales, como una en la cuenta oficial de la televisión kurdoiraquí Rudaw Media Network, muestran daños materiales considerables en algunos establecimientos, como los que ha sufrido un supermercado en Halajba, con toda la cristalera rota y varias estanterías por el suelo.

En Irán, al menos ocho aldeas se han visto afectadas por el seísmo. “El terremoto se ha sentido en varias provincias iraníes que limitan con Irak. Ocho pueblos han resultado dañados. Se ha cortado la electricidad en algunas aldeas y se han enviado equipos de rescate a esas áreas”, ha informado la televisión iraní, según Reuters.

Las líneas de agua y electricidad también se han visto dañadas: algunas se han cortado en aldeas y ciudades de la provincia occidental de Kermanshah. Tras el terremoto, la gente se ha agolpado en las calles debido a la amenaza de réplicas, según ha dicho un funcionario local de la Media Luna Roja. “Hasta el momento, no se han reportado víctimas”, ha insistido el funcionario. Muchas casas en partes rurales de esta provincia iraní están hechas de ladrillos de barro, y se desmoronan fácilmente cuando hay catástrofes naturales de este tipo.