El presidente electo de Estado Unidos, Donald Trump, tomó la decisión de separarse de sus empresas para gobernar la nación americana.

Así lo informó este miércoles, en su primera rueda de prensa como jefe de Estado. Indicó que cederá sus negocios a sus dos hijos Eric y Donald Jr y a un colaborador para “evitar” los conflictos de interés con su nuevo empleo como presidente de Estados Unidos, reseñó Globovisión.

Trump insistió en que, pese a no estar obligado a ello, tomó la medida para “eliminar recelos, por ejemplo rechazando nuevas ofertas de negocios en el extranjero”.

Detalles del traspaso de bienes

·Donald Trump cederá el control total de sus negocios a sus dos hijos adultos y a un colaborador, pero no liquidará sus activos en la empresa.

·Sus hijos no discutirán las decisiones empresariales con él. Solo sabrá de un acuerdo si lo ve en el periódico o en televisión.

·La empresa de Trump no establecerá nuevos negocios en el extranjero durante la Presidencia del magnate.

·Las operaciones domésticas serán objeto de una escrupulosa supervisión para evitar conflictos de intereses.

·Todas las operaciones necesitarán ser aprobadas por un asesor ético independiente que será elegido próximamente.

·Trump prevé donar todos los beneficios que sus hoteles obtengan de gobiernos extranjeros al Tesoro estadounidense.

Vale destacar, que mientras que Eric y Donald Jr. dirigirán la empresa familiar, la hija mayor de Trump, Ivanka, se desvinculará por completo de ella para mudarse a Washington junto a su marido, Jared Kushner, quien fue designado este lunes como futuro asesor sénior presidencial.

Para muchos expertos la fórmula elegida finalmente por Trump, de transferir la gestión a sus hijos no elimina completamente las suspicacias sobre posibles conflictos de intereses.