(AFP).- Un estudio jurídico asumió la defensa en Estados Unidos del vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, por las acusaciones de narcotráfico del Departamento del Tesoro de ese país, informó el funcionario este lunes.

“Nosotros ya tenemos un bufete de abogados allá. Estamos ejerciendo nuestro derecho a la defensa, tenemos que ejercerlo”, dijo El Aissami en una entrevista con el canal gubernamental VTV.

El vicepresidente retó a la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, adscrita al Tesoro) a publicar las pruebas que asegura tener en su contra, cuya existencia él descarta.

“Si ellos tuviesen las pruebas, ¿por qué no llevan a la justicia estadounidense esas pruebas? ¡Vamos, pues, saquen las pruebas!”, instó.

El pasado 13 de febrero, la OFAC designó a El Aissami como un “prominente narcotraficante” y congeló todos los activos y bienes que puedan poseer en Estados Unidos él y un empresario venezolano a quien señala como su principal testaferro.

Pero el dignatario reiteró que no tiene posesiones allí, o que siquiera haya pisado suelo estadounidense.

“No hay un solo elemento probatorio hasta ahorita, no lo va a haber”, aseguró, tras reiterar que Washington reconoció importantes operaciones antidrogas ejecutadas cuando fue ministro de Interior (2008-2012), época de la cual datan los señalamientos.