Medicinas importadas son vendidas a precios exorbitantes

1043

La crisis de medicinas que atraviesa actualmente el país ha obligado al gremio farmacéutico a vender los medicamentos importados como antihipertensivos, antibióticos y anticonceptivos en precios exorbitantes, que superan el salario mínimo del venezolano.

“Desde hace seis meses no se consigue irbesartán, para controlar la hipertensión. Vi que una farmacia lo tenía y me acerqué hasta allá. Hay variaciones en los precios: la caja de 14 pastillas de 150 mg están en 26.000 bolívares, mientras que la de 300 mg cuesta 38.500 bolívares. Eso es una locura. Es la mitad del tratamiento mensual. Ahora consigues el medicamento, pero a un precio que no lo puedes comprar. Cuando la medicina de la hipertensión se encontraba en las farmacias, lo máximo que pagué fueron 2.000 bolívares y no se trataba del genérico”, afirmó Gregorio Rodríguez a El Nacional.

Asimismo, Rodríguez le informó al medio que las farmacias ubicadas en Caracas tienen un estante en el que se exhiben exclusivamente las medicinas importadas. Además del ibersartán, también se consigue Losartán de 100 mg y 60 unidades en 32.740 bolívares.

Por otra parte, los antibióticos que se comercializan como Ciprofloxacina de 500 mg y 16 unidades son vendidos en 20.500 bolívares y Claritromicina de 500 mg y 16 pastillas en 44.500 bolívares, pero solo a los pacientes que llevan récipe. Mientras que los anticonceptivos cuestan 22.500 bolívares y 41.000 bolívares.

Según el medio, las vendedoras de las farmacias afirmaron que los pacientes se llevan los fármacos importados de una dosis mayor de lo que les recetan los médicos, así los pueden cortar y hacerlos rendir, pues las medicinas nacionales les llegan muy esporádicamente y suele ser en cantidades muy reducidas

“A veces nos traen algunos antihipertensivos, pero son tres o cuatro cajas. La gente se entera y en seguida se acaban. Yo les recomiendo que pasen preguntando todos los días tempranito en la mañana a ver si corren con la suerte de conseguir”, agregó una de las encargadas.

(Martín Fernández/Redacción web)