Oposición confía que resultado de la consulta hará palpable el rechazo a la Constituyente

262

Caracas, (AFP).- Sin el aval del poder electoral, el plebiscito no es vinculante, pero la oposición confía en que el resultado hará palpable el rechazo a la Constituyente, de 70 % según la encuestadora Datanálisis, para obligar al gobierno a dar marcha atrás.

Pero también los seguidores de Maduro participaron masivamente en un simulacro organizado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) -acusado de oficialista-, de cara a la elección el 30 de julio de 545 asambleístas de la Constituyente.

La oposición acusa a Maduro de llevar al país a la bancarrota y a una “dictadura” que busca perpetuarse con la Constituyente, mientras que el presidente dice que sus adversarios quieren derrocarlo con ayuda de Estados Unidos.

Venezuela vive una fuerte convulsión con protestas que dejan casi un centenar de muertos desde el 1 de abril, y una de las peores crisis económicas de su historia, que asfixia a la población con una severa escasez e inflación de tres dígitos.

Maduro afirma que la Constituyente traerá paz y recuperación económica. Su esposa, Cilia Flores, candidata a la Constituyente, pidió al votar en el simulacro dar “una oportunidad” al presidente.

“Hoy estamos demostrando una pequeña parte, el 30 de julio vamos por una gran victoria. No podrán parar la Constituyente”, dijo a la AFP María Trejos en un parque del oeste de Caracas.

El analista Luis Vicente León opinó que la oposición tiene el reto de lograr movilizar a quienes votaron en una “lucha pacífica” para sacar a Maduro; mientras el desafío del gobierno es lograr legitimidad para una Constituyente que enfrenta fuerte rechazo.

El proyecto de Maduro causó una fractura del chavismo, encabezada por la fiscal general, Luisa Ortega, quien no votó en el plebiscito aunque sí su esposo y diputado chavista Germán Ferrer y otros disidentes.

“Libertad”, “Sí se puede”, coreó un nutrido grupo de personas que votaban en un parque frente a la Fiscalía, cuando Ortega acudió a saludarlos.

El líder opositor venezolano Leopoldo López, excarcelado el pasado 8 de julio, votó desde su casa, donde guarda arresto.

Respaldado por los poderes electoral, judicial y militar, Maduro da por hecho que tendrá de su lado a partir de agosto una Constituyente que regirá al país como un “suprapoder” por tiempo indefinido.

La MUD preguntó a los venezolanos si rechazan la Constituyente, si apoyan unas elecciones y la renovación de los poderes públicos, y si quieren exigirle a la Fuerza Armada, el principal sostén de Maduro, que respete la Carta Magna.

Al votar en el simulacro, el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, quien ha reiterado al presidente la lealtad de los militares, llamó “al pueblo a participar en la Constituyente”.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, pidió a la MUD no crear “falsas expectativas” con una “actividad política que no tiene ninguna consecuencia jurídica”.

No obstante, Julio Borges, jefe del Parlamento de mayoría opositora, afirmó que la jornada “marcará un antes y un después”.

Definido como un “acto de rebeldía”, la oposición afirma que tras el plebiscito se activará la “hora cero”, la fase decisiva de las protestas, sin descartar una huelga general.

Compartir
Artículo anteriorPlan urbano
Artículo siguienteJornada social en Pirineos I