Venezuela es uno de los países más restringidos económicamente

305

Caracas.- Venezuela ocupa el lugar 179 en el Índice de Libertad Económica 2017, presentado por la Fundación Heritage, y se convierte en uno de los países más reprimidos económicamente en el mundo, por encima de la dictadura de Corea del Norte (180), y superado por la dictadura de Cuba que subió este año al lugar 178.
El informe detalla que la creciente escasez de alimentos, medicinas y otros bienes de consumo, combinada con una inflación de tres dígitos que ha erosionado la estabilidad monetaria, han minado drásticamente la ya frágil economía de Venezuela. “La economía venezolana ha sido sofocada por un flagrante desprecio por el estado de derecho y el respeto a los diferentes poderes del Estado. El sector privado ha sido severamente marginado por impedimentos institucionales relacionados con la invasión del gobierno al mercado. El sistema judicial se ha vuelto más vulnerable a la interferencia política, y la corrupción es frecuente”, agrega el texto.
En índice regional, Venezuela ocupa el último lugar, después de Cuba, país que lleva casi 60 años bajo una dictadura comunista.
Heritage Foundation explica detalladamente la situación de Venezuela, que la hace estar en el penúltimo lugar en relación a la libertad económica.
Detalla que la creciente escasez de alimentos, medicinas y otros bienes de consumo, combinada con una inflación de tres dígitos que ha erosionado la estabilidad monetaria, han minado drásticamente la ya frágil economía de Venezuela. Años de políticas intervencionistas que distorsionan el mercado, incluyendo nacionalizaciones y restricciones a las importaciones, han resultado en condiciones económicas desastrosas. Existe un riesgo sustancial de agitación civil.
La economía venezolana ha sido sofocada por un flagrante desprecio por el estado de derecho y el respeto a los diferentes poderes del Estado. El sector privado ha sido severamente marginado por impedimentos institucionales relacionados con la invasión del gobierno al mercado. El sistema judicial se ha vuelto más vulnerable a la interferencia política, y la corrupción es frecuente.