A MEDIADOS de la década de los 60 “en pleno uso de mis facultades y conocimientos profesionales”, sintiéndome todavía un chamo en el oficio de garabatear cuartillas para reportar noticias, fui nombrado jefe de redacción de un semanario católico, “La Verdad”, en reemplazo de un colega ecuatoriano que se retiraba a su tierra y bajo la directriz de un magnífico periodista de nacionalidad rusa… DESDE ESA  época para acá, sentí la necesidad de contar con un vocero espiritual del clero como positiva acción de extensión doctrinaria hacia la comunidad que tanto necesita del auxilio de la voz sacerdotal… POR ELLO me complace por un lado y me entristece por el otro, el arribo a los 93 años del decano de la prensa tachirense, el Diario Católico, que tuvo que cerrar su edición impresa y cobijarse en la entrega digital cada semana, reduciendo su audiencia y desapareciendo físicamente en el Táchira… YA ANTERIORMENTE igual destino había seguido La Religión en Caracas y El Vigilante en Mérida, sobre todo por problemas económicos insalvables y por el retiro oficial de subsidios que recibían de los entes estatales, incluyendo en esta región, pues el Diario Católico recibía el apoyo de la antigua Asamblea Legislativa, de la Lotería del Táchira y de la Gobernación que no fue más… LA NECESIDAD de un medio religioso, sobre todo en un país donde más del 90% de su población profesa el catolicismo, se hace imperioso, pues tiene que enfrentarse al poder económico que lucen las nuevas corrientes evangélicas que se han apoderado de programas radiales y televisivos, que han proliferado con templos en numerosos locales, mientras que la Iglesia de Roma se reduce, y además no recibe la ayuda necesaria… Y NO ES CUESTIÓN  de defender a ultranza un periódico confesional, pues en el caso del Diario Católico más bien se identificó como una vitrina de la cultura y del pensamiento, del deporte y la información seria, que mantuvo en sus más de noventa años de existencia diaria… PERO COMO EN la tierra nada es eterno, esperamos que en un corto plazo, ya sea por iniciativa privada o pública, se logren los recursos necesarios para que sus páginas vuelvan a iluminar la conciencia de sus lectores que fielmente le siguieron a lo largo de casi un siglo, y que recibían con beneplácito ese mensaje necesario dentro de la pluralidad de toda sociedad inteligente… DESDE SU FUNDACIÓN se distinguió por contar con las plumas de ilustres tachirenses en sus secciones de opinión y de destacados periodistas que encontraron en esa empresa una verdadera escuela de formación, para el bien de una comunidad que se resiste al solo recibir reportes de crímenes y de enfrentamientos que tanto daño están haciendo.

…….

Y ESTO, es todo por hoy.

……

MENTIRAS  Universales:

“La solidaridad en el Táchira es unánime”.

……

DIOS los bendiga. ¿Saben?

VÍCTOR MATOS