Noche de Ronda

133

HABLAR DE LA LOTERÍA del Táchira, es hablar de nuestras querencias históricas de poco más de medio siglo, por lo que representa este ente de beneficencia que tanto ha dado al bienestar de humildes personas, ha acumulado glorias con su aporte a las actividades deportivas, ha contribuido a la formación de miles de jóvenes a través de sus becas, y ha devuelto la salud a centenares de personas con sus contribuciones médicas…CONOCER AHORA que está al borde de la quiebra, da dolor, sobre todo en estos momentos de mengua de una sociedad que se auxiliaba con los aportes de este ente que con su producto bandera, el Kino, logró enriquecer sus arcas y distribuir sus ingresos, acorde con sus ganancias…PERO, AL PARECER, se apareció el ataúd  de la irresponsabilidad, con la presencia final del sepulturero convertido en aquel viejo enterrador de la comarca que con su guadaña sempiterna, que sólo los arcanos lograrán descifrar, enloqueció y mandó a la tumba el logro de tantos sueños que auguraban un luminoso despertar con la ayuda económica que satisfacía a millares y que hoy están bajo tierra en ese catafalco que cubre la incompetencia…CONVERTIR al Instituto de Beneficencia Pública, Lotería del Táchira, en la caja chica de los mandantes, fue como instalar al elefante en una cristalería o convidar al “barbarazo” que acabó con todo, pues las administraciones de los últimos cuatro años hundieron a la empresa más rentable que tenía el estado y que garantizaba el auxilio al Hospital Central, la creación de los equipos de ciclismo, el apoyo a los deportistas de alto rendimiento, y dejemos de contar para evitar que el llanto nos ahogue y no contenga la ira que todos sufrimos en estos momentos aciagos de la Lotería del Táchira, en cuyo seno ni del Kino se habla, tan venido a menos en la actualidad, cuando no hace mucho era el juego de atención multitudinaria en todos los hogares de Venezuela…¿CÓMO SE LLEGÓ a esta calamidad actual? Es la pregunta que nos hacemos, al no comprender el porqué los organismos controladores no alertaron a tiempo sobre la crisis que estaba pasando, exigiendo los correctivos pertinentes, y ahora investigando a dónde fueron a parar los miles de millones de bolívares que otrora se administraban…TENEMOS ENTENDIDO que el concepto clientelar en su conducción abrió los caminos de la ruina, y la Lotería sirvió para montar shows artísticos, actividades políticas, regalos impensados y dádivas sospechosas, desviando así su deber ser y agotando sus fondos, al punto que no hay ni para cubrir nómina, después de poner en remate galpones y terrenos a precios de gallina flaca, y al colmo de acudir al Tesoro nacional para poder sobrevivir. No hay derecho a que se tolere tamaña felonía.

…….

Y ESTO, es todo por hoy

……..

MENTIRAS  Universales:

“El Kino sigue siendo bandera de las loterías”

……..

DIOS los bendiga…¿Saben?

VÍCTOR MATOS