…cosa hermosa: escribir

111

Dándole continuidad al problema de la basura, y luego de seguir investigando y analizando sobre el tema, la conclusión más aplastante, una vez más, es que es tarea de todos. Y, curiosamente, comienza su producción contaminante con la vida de todos, lo que nos desafía hasta lo más profundo de nuestros hábitos y costumbres individuales y colectivos. Por lo tanto, además de aplastante es básica. Los procesos de su conocimiento y resolución fundamentales son: educar, participar y aplicar las 3 R: reducir, reutilizar, reciclar.
El consumo doméstico aumenta cada día y la tendencia es hacia la catástrofe local, nacional y global. Definitivamente, de seguir con el diseño de productos con obsolescencia programada y consumo desmedido y sin conciencia, colapsaremos la capacidad que tiene el planeta para procesar lo que producimos y consumimos, comprometiendo seriamente nuestro presente y el futuro de nuestros hijos. Sustituimos con demasiada facilidad y rapidez, por lo que la duración del uso de los objetos se reduce cada vez más, convirtiéndose este problema en uno de los más discutidos a nivel mundial; al punto que reducir el consumo, está pasando a ser el más importante de los conflictos ecoglobales. Por mucho que reciclemos y seamos ciudadanos conscientes, es necesaria -según los grandes estudiosos- la reducción, ya que “la producción y utilización de bienes de consumo generan un impacto ambiental mayor que su eliminación”. Por lo que se necesita para nuestro caso particular, una normativa de obligatorio cumplimiento, que abarque todo el territorio nacional, regional, y local; que, como dijimos la semana pasada, implique educación, estímulos, pero también recursos para una política de disposición de desechos, aunque por lo pronto es necesario, la dotación de camiones y contenedores adecuados para la clasificación y recolección de la basura. Como podemos ver, la educación comienza con una distinción conceptual: una cosa es basura y, otra, desecho. La basura se bota, se busca en camiones para volverse a botar en un vertedero contaminante. El desecho se recicla o, si está bien diseñado, pasa a ser insumo de otro proceso productivo. La basura es parte del llamado ‘metabolismo lineal’; mientras que el desecho es parte del ‘metabolismo circular’.
En San Cristóbal se podrían crear equipos por sector destinados exclusivamente para la selección y clasificación de basuras, convirtiéndolas en desechos por equipos productivos generadores de riqueza para ellos, sus comunidades y para nuestra ciudad. Estos equipos podrían seleccionarse dentro de la población desempleada, o informal incorporándolos al trabajo formal, previa capacitación del manejo, selección y clasificación de la basura. Se harían competencias entre los diferentes sectores en cuanto a:
Reducción en generación de basura.
Incremento en el reciclaje y reutilización de la misma.
Mejor clasificación de las basuras para que se conviertan en desechos.
Mayor formación y nivel de conciencia y preparación de la comunidad, comenzando con los niños en sus hogares y escuelas.
Adicionalmente, deberían crearse espacios diferentes de recolección y clasificación en las áreas aledañas a mercados, hospitales y escuelas, debido a sus características especiales, de generación masiva de basura. Por otro lado, aquellas fábricas que impliquen altos índices de contaminación y que requieren condiciones diferentes para la manipulación de los desechos que producen serán tratadas como casos singulares.
“La razón más importante del éxito de este método (la aplicación de las 3 R) para deshacerse de la basura no son las elevadas multas o el temor a las autoridades, sino la conciencia de los ciudadanos…”
Cosa hermosa, esta de escribir, y compartir ideas con las personas, en torno a nuestra ciudad. Cada semana se hace más fácil. La cantidad de correos y mensajes que recibo en torno a mis artículos, son el mejor estímulo que puedo recibir, además de significar nuevas ideas que se van incorporando, entrelazando solas. Agradezco a todos sus opiniones, no tengo la capacidad de responder con la rapidez que quisiera pero prometo que como lo he venido haciendo, les contestaré a cada uno de Uds., de manera personal, y sé que verán reflejadas algunas de sus opiniones en mis artículos.
Para la próxima semana nos concentraremos en cuáles materiales son los menos contaminantes y cómo migrar hacia ellos, así como la disposición final de basura y desechos. Aportes bienvenidos a través de julietacpt5@gmail.com
(Julieta Cantos)