Aguas servidas y enormes huecos en la calle 6 de La...

Aguas servidas y enormes huecos en la calle 6 de La Concordia

4
La presencia de aguas negras y huecos en la calle 6 de La Concordia, son todo un reto para los conductores que transitan esa vía. (Foto/Jorge Castellanos)

En un completo muladar se ha convertido la calle 6 con Octava avenida, en La Concordia, a causa del colapso de un colector de aguas negras, el cual es ya un verdadero dolor de cabeza para comerciantes, vecinos y transeúntes, pues por los malos olores y presencia de las aguas servidas, los comerciantes y residentes se quejan del permanente problema.

Gonzalo Cárdenas, comerciante, declaró que la permanencia de aguas residuales, es ya un viejo problema: “Tenemos ya años con esta misma situación, la cual se ha agravado con las lluvias, pues se incrementa el caudal de ellas y por ende, las inundaciones son de mayor proporción, al punto que en ocasiones, los negocios suelen afectarse”.

Aseguró que durante el gobierno de la alcaldesa Mónica de Méndez fue realizada la ampliación del canal de aguas negras y se instaló una tubería de ocho pulgadas, la cual asegura ayudó a solventar de manera temporal el desbordamiento.

“Pero con el tiempo, la actual administración permitió a un comerciante de esta misma zona que realizara la conexión de un tubo a la aducción central; al parecer esa obra quedó mal ejecutada y de alguna manera, causó que se presentara una obstrucción del canal central y que retornara el flujo por la calle”, aseveró.

Agregó igualmente  que desde finales del año 2016 la presencia de las aguas residuales en la vía mantiene muy preocupados a los comerciantes, ya que por tratarse de una zona comercial y residencial, sus dueños se quejan de los malos olores y presencia de plagas.

“Ahora tenemos nubes de zancudos y mosquitos. Es muy preocupante, pues se están presentando enfermedades y hasta manchas en la piel de las personas afectadas, así mismo afecciones respiratorias, lo que deja en evidencia que estamos enfrentando una situación de extrema delicadeza”.

Por otra parte aseveró que ya existen igualmente pérdidas económicas, ello porque muchas personas no quieren trasladarse hasta la zona, pues sumado a la fetidez de las aguas, existen grandes huecos que impiden la movilidad de los automotores:

“Quienes circulan con los carros por la zona, lo hacen bajo riesgo de que se dañen los vehículos, pues ya hay ‘troneras’, incluso existe un hueco que tiene más de un  metro de profundidad, pues en ese sitio queda una tanquilla, la cual con el tiempo se deterioró y ahora es una trampa en la que han caído muchos automotores, con consecuencias nefastas”.

“No responden, no les importa 

a las autoridades municipales”

Piedad Ramírez denunció por su parte la apatía de los concejales, de la alcaldesa y de las autoridades municipales para buscar soluciones a este delicado problema de salud ambiental:

“Aquí no solamente tienen problemas los comerciantes, sino también quienes tenemos nuestras casas, pues nos vemos en la obligación de soportar la fetidez que recorre la calle, la cual llega a todos los sectores aledaños a la plaza Miranda”.

Agregó que cuando se presentan altas temperaturas, los olores son más penetrantes: “lo cual nos ha quitado nuestra calidad de vida y tranquilidad, situación que es más preocupante cuando las autoridades de la Alcaldía de San Cristóbal no atienden nuestras quejas”. (PER)