Del lado colombiano se observó mayor presencia policial e incluso un vehículo antidisturbios estuvo apostado en el punto de control de la Aduana colombiana.
Del lado colombiano se observó mayor presencia policial e incluso un vehículo antidisturbios estuvo apostado en el punto de control de la Aduana colombiana.

San Antonio.-  El reciente  pronunciamiento del presidente colombiano Juan Manuel Santos, al señalar  que “la revolución bolivariana fracasó”, ha causado inquietud en la población fronteriza venezolana, al considerar que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro pudiera reaccionar aplicando algún tipo de medida que de alguna manera dificulte el paso peatonal binacional entre ambos países.

Este mismo jueves se percibió cierta tensión en las personas que pasaban de San Antonio del Táchira hacia la localidad de La Parada y hacia Cúcuta, a través del puente internacional Simón Bolívar, pues del lado colombiano se observó mayor  presencia  policial e incluso un vehículo antidisturbios estuvo apostado a la altura del punto de control de la Aduana colombiana.

Aunque el tránsito peatonal no era  tan numeroso como otros días, la gente que entraba y salía por este paso fronterizo  miraba  con  inquietud  la inusual presencia de  policías y de la unidad antidisturbios  estacionada en el extremo colombiano del  puente  Simón Bolívar. “Están ahí desde esta mañana, debe ser que los advirtieron sobre alguna situación”,  expresó uno de los tantos vendedores ambulantes de chucherías que se ubican sobre el elevado.

Pero tras conocer el señalamiento que hiciera el presidente colombiano  este jueves en la mañana a través de su cuenta oficial en Twitter  y que  fue ampliamente  difundido por los medios de comunicación, a los centenares de personas venezolanas que diariamente  cruzan la frontera para comprar   productos de la cesta básica y medicinas al otro  lado,  preocupa que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro pueda reaccionar  ante este pronunciamiento  y “nos tranque el paso”,  como dijo  Juan Ruiz,  un padre de familia  residente en  San Cristóbal que  retornaba de la localidad de La Parada con productos alimenticios.

Otros  residentes en la frontera venezolana,  por su parte, no creen que el Gobierno venezolano  adopte medidas  que restrinjan el paso entre ambos  países,  pues  desde antes de abrirse el tránsito  peatonal  el mercado  colombiano se había  convertido en la “válvula de escape” para que los venezolanos  pudieran  acceder  a  los  alimentos,  artículos de higiene,  medicamentos,  repuestos  y otros productos que no se encuentran de este lado  del puente.  A pesar de la caída del precio del  bolívar ante el peso,  miles de personas  procedentes de diferentes regiones de Venezuela  pasan diariamente a comprar al comercio neogranadino.

Este  jueves  el paso peatonal  por el puente internacional Simón Bolívar  mantuvo  su  rutina, la gente  entraba y salía  sin contratiempos. La  Guardia Nacional,  funcionarios de Migración del Saime y de la Aduana ejercían de este lado  los controles habituales,   mientras que lo propio hacían los funcionarios de Migración Colombia, de la Dian y de la Policía que están destacados en el lado colombiano del puente  binacional.