La Policía Montada de Colombia está destacada en el puente internacional Simón Bolívar. (Foto/JGH)
La Policía Montada de Colombia está destacada en el puente internacional Simón Bolívar. (Foto/JGH)

San Antonio.- Las autoridades colombianas mantienen  rigurosos controles de resguardo y migratorios en el paso por los puentes internacionales Simón  Bolívar y Francisco de Paula Santander, que comunican al eje fronterizo San Antonio-Ureña con el departamento Norte de Santander.

Producto de la paralización del transporte de pasajeros y también de la caída del precio del bolívar ante el peso, ha disminuido la afluencia de personas venezolanas que van a comprar al comercio de La Parada, El Escobal y Cúcuta.

El tránsito peatonal es bastante fluido, pero los funcionarios de Migración Colombia, destacados en la mitad de los puentes, no dejan de solicitar a los venezolanos la Tarjeta de Movilidad Fronteriza. Quien no la tiene, no pasa. Los funcionarios les piden que se devuelvan  y la tramiten a través del portal digital de Migración Colombia.

Por su parte, las personas que tienen doble nacionalidad, al  llegar al control migratorio, enseñan la cédula de ciudadanía  colombiana e ingresan sin ningún tipo de inconveniente a territorio neogranadino.

Además de los funcionarios de Migración, en el lado  colombiano del puente Simón Bolívar hace presencia  permanente el personal de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales y de la Policía Nacional, que este  martes hacía patrullaje a caballo en el área del  puente y de La Parada.

Los funcionarios policiales están pendientes de la seguridad,  solicitan documentos de identidad a algunos ciudadanos, pero  también han establecido puntos de control  sobre el puente internacional para chequear los sacos, bolsas y equipajes que la gente trae de Colombia hacia Venezuela.

Cuando se trata de productos alimenticios que las personas traen hacia Venezuela, por momentos los funcionarios policiales son rigurosos  y advierten al ciudadano que no puede   pasar  más de seis unidades del mismo  producto. Algunas personas que traen más del límite permitido de unidades son devueltas.

Sin embargo,  por momentos y cuando hay demasiado flujo peatonal,  no todos los equipajes y maletas son chequeados  por los funcionarios  policiales, lo cual permite que la gente venezolana  pueda entrar sin problemas a su territorio.
De retorno hacia Venezuela, los funcionarios no exigen documentos de identidad  a las personas. El control  migratorio sigue siendo riguroso para entrar a Colombia.
(JGH)