El profesor Omar Pérez Díaz está entre los coordinadores de esta iniciativa. (Foto/Carlos Eduardo Ramírez)
El profesor Omar Pérez Díaz está entre los coordinadores de esta iniciativa. (Foto/Carlos Eduardo Ramírez)

“Este es un momento de atención a alguien que tiene más dificultades que nosotros”. La afirmación del profesor Omar Pérez Díaz, directivo del Instituto de Estudios Humanitarios, nodo San Cristóbal, sirve para explicar cómo y por qué surgió la campaña “Dale la mano a un anciano”, que han venido desarrollando en las últimas semanas.
Debido a la situación que se vive en algunos centros de atención a adultos mayores, y ante la solicitud que les hicieron desde una de estas instituciones, empezaron a hacer contactos con algunas personas que mostraron buena disposición. Con el apoyo del profesor Rómulo Colmenares lograron donar al Ancianato Sagrado Corazón de Jesús un refrigerador para depositar alimentos.
“Cuando hicimos esa visita, notamos la difícil situación que estaban viviendo y el esfuerzo que hace la persona encargada de esa institución. Entonces nos hicimos la idea de contribuir a mejorar las condiciones de vida de estas personas, muchas de las cuales han sido olvidadas por sus familiares”, relató Pérez Díaz, también coordinador de Docencia de la Universidad de Los Andes Táchira. De hecho, a la iniciativa se han sumado de forma voluntaria las docentes de esa casa de estudios Carolina Castillo y Genny Pérez.
El trabajo ya se ha extendido hacia los hogares San Pablo y Padre Lizardo. Esta semana, la meta ha sido el ancianato Medarda Piñero. Esta campaña ha venido creciendo, describe Pérez Díaz: se incorporó un grupo de estudiantes de la ULA, el apoyo de Ecos del Torbes ha sido fundamental y médicos de la Cruz Roja también han manifestado su disposición a unirse a este esfuerzo colaborando, por ejemplo, con la donación de camas.
“Si algo he comprobado en estos momentos difíciles de estas instituciones es que existe solidaridad; gente con disposición que, en medio de sus limitaciones, hace un paréntesis para ayudar a los más vulnerables”, agradece el académico, al precisar que están logrando recolectar no solo alimentos y artículos de limpieza, sino medicinas cuyo aval supervisa un médico experto.
Ante la llamada de personal del psiquiátrico de Peribeca sobre la situación que viven, y que además de la necesidad de alimentos incluye fármacos, Pérez Díaz informó que también asumieron la colaboración con este centro de asistencia especializada. “La de Peribeca es una situación difícil”, evaluó, al referir que planifican una reunión para articular estrategias y buscar alternativas. “Puede colapsar de un momento a otro y sería muy difícil y triste ver desasistidos a 130 pacientes. Ojalá que la solidaridad institucional del Ejecutivo o de los entes relacionados con la salud le den el apoyo necesario al psiquiátrico”.
Los centros de acopio, para quienes deseen colaborar, son las sedes de la ULA-Táchira, en Paramillo, y de Ecos del Torbes, en Barrio Obrero.
Mientras avanzan, en el IEH, un instituto relacionado con la ONU, también planifican la actividad de recolección de colores “Una sonrisa para los niños”, el próximo 19 de agosto, Día Mundial Humanitario, con miras a llevar recreación y alegría a los más pequeños.
Pérez Díaz explicó que “Dale la mano a un anciano” no tiene ni ideología ni credo. “Es una campaña libre, de disposición ciudadana, para ayudar a personas vulnerables que están en situación de necesidad”. (DP)