Fallas en red del Saime mantenían varados a centenares de viajeros en paso fronterizo

1473
Centenares de viajeros, venezolanos y extranjeros que se disponían a entrar o salir del país, esperaban para poder sellar el pasaporte. (Foto/JGH)
Centenares de viajeros, venezolanos y extranjeros que se disponían a entrar o salir del país, esperaban para poder sellar el pasaporte. (Foto/JGH)

San Antonio.-  Una nueva falla en la plataforma tecnológica o caída de la línea, como comúnmente denominan  el problema,  mantenía varados desde el lunes en la tarde a centenares de viajeros, venezolanos y extranjeros,  que se disponían a entrar o salir del país a través del paso fronterizo entre San Antonio del Táchira y el Departamento Norte de Santander, Colombia.

Según se conoció,  el inconveniente  se venía presentando desde el lunes, alrededor de las 4 de la tarde, y este  martes, al mediodía,  aún se mantenía,  lo cual hizo que el parque de La Confraternidad, ubicado entre la Aduana Principal y el puente internacional Simón Bolívar, luciera abarrotado de viajeros que se  disponían a sellar el pasaporte en las  taquillas de Migración del Saime para  salir del  país.  También estaban a la espera  los viajeros,  venezolanos y extranjeros, que ingresan a  Venezuela  y requerían  sellar la entrada.

Por razones de seguridad, el servicio de Migración no puede sellar pasaporte si los datos del usuario no son incorporados al sistema de control migratorio. A través de este control, se descarta si la persona tiene  prohibición de salida del país, está solicitada por algún organismo de seguridad nacional o internacional, o si  presenta algún tipo de problema legal.

El  hecho de no poder entrar o salir del país genera  diversos contratiempos a los centenares de viajeros que diariamente entran o salen de Venezuela por el puente internacional Simón Bolívar, pues corren el riesgo de perder vuelos aéreos o transportes terrestres.

Ante la dificultad para encontrar boletos aéreos en el territorio nacional, gran cantidad de ciudadanos venezolanos viajan diariamente a través del  aeropuerto de Cúcuta, ya sea para dirigirse a otras ciudades colombianas o viajar a terceros países.   También las  personas que viajan  por vía  terrestre, hacia Colombia o con destino a otras naciones suramericanas, deben de sellar el pasaporte para  poder entrar legalmente al territorio neogranadino.

Asimismo, la caída del sistema que impedía al servicio de Migración del Saime  sellar el pasaporte mantenía varados a decenas de viajeros venezolanos y extranjeros que entran al país, procedentes de Colombia. Algunos atraviesan la frontera  colombo-venezolana con el fin de tomar vuelos nacionales  o internacionales, o desplazarse por vía terrestre hacia ciudades  del interior, razón  por la cual el retardo para sellar el pasaporte origina diferentes contratiempos, entre ellos, pérdida de tiempo,  riesgo de  perder vuelos e incremento de gastos,  ya que deben de permanecer en la frontera hasta poder sellar  su pasaporte.

Según datos no oficiales, entre dos mil y tres  mil personas  salen diariamente por la frontera tachirense con el Departamento Norte de Santander,  en condición de viajeros que requieren sellar pasaporte. El tránsito de entrada es  inferior y se aproxima a los mil viajeros, entre venezolanos y extranjeros. No obstante, el movimiento  migratorio varía en ciertas temporadas del año.

José G. Hernández