Las tanquillas y sumideros también están seriamente comprometidos. (Foto/Jorge Castellanos)
Las tanquillas y sumideros también están seriamente comprometidos. (Foto/Jorge Castellanos)
Los huecos en la Octava avenida son de tamaños considerables y afectan seriamente la movilidad. (Foto/Jorge Castellanos)
Los huecos en la Octava avenida son de tamaños considerables y afectan seriamente la movilidad. (Foto/Jorge Castellanos)

La proliferación de huecos y de extensas cárcavas en la Octava avenida es toda una oda a la irresponsabilidad, pues ni siquiera por tratarse de una vía de elevada movilidad es reparada o al menos sometida a labores de bacheo, que permita que se encuentre plenamente en buen estado.

Son muchos los tramos que se encuentran comprometidos por los huecos, pero estos se han acentuado entre la calle 3 y la avenida 19 de Abril, frente a las instalaciones del coliseo “Arminio Gutiérrez Castro”, donde la movilidad suele sufrir contratiempos a causa de los daños en la calzada.

En este sector de la Octava avenida suelen ocurrir grandes tranconazos de vehículos, pues los conductores tratan de eludir los huecos, lo que origina que surjan inconvenientes al momento de la movilidad.

Por tratarse de un tramo que conecta con la avenida 19 de Abril y La Concordia, este sector requiere a la menor brevedad posible una mayor atención, dado que son constantes los embotellamientos y conflictos en materia vehicular.

Las escarificaciones del asfalto son una clara señal que los materiales de la vía han perdido sus cualidades, por lo que es necesario que se remuevan estos y se asfalte nuevamente los lugares con mayores daños.-

En la intersección con la calle 3 de la misma Octava avenida ha surgido en los últimos días una “tronera”, que alcanza los treinta centímetros de profundidad y que suele convertirse en una trampa habitual para los conductores, sobre todo en los horarios nocturnos, cuando la zona permanece a oscuras, por los daños existentes en el alumbrado público.

Comprometidos drenajes y tanquillas
Pero si el mal estado de la vía es una preocupación para los conductores, no deja de ser motivo de alarma también los serios contratiempos que representan tanquillas y drenajes, los cuales están deteriorados y contribuyen en la afectación de la movilidad, sobre todo en lo que refiere a tanquillas, pues estas sufren de daños que inciden en el libre tránsito de los vehículos.

Los contrastes por el mal estado de calles y de otros elementos propios del urbanismo son visibles a simple vista en la avenida, la cual, aseguran comerciantes, no es atendida desde hace años.

Pablo Eduardo Rodríguez