Las trancas retrasan hasta 10 horas el arribo de una gandola con combustible

644
Se informa que cada gandola está demorando entre 18 o 20 horas entre El Vigía y San Cristóbal.

Una encuesta entre los operadores de las gandolas que trasportan el combustible desde El Vigía hasta San Cristóbal, determinó que cada cisterna demora 10 horas más de lo normal entre la planta de llenado y la estación de servicio, producto de las trancas, obstáculos y amenazas a estas unidades.
Braulio Romero, uno de los tantos operadores de la Empresa Nacional de Transporte (ETN), explicó que normalmente una gandola con combustible debe demorar entre 8 y 9 horas para cubrir la ruta entre la planta de llenado de El Vigía y la capital tachirense.
“Eso es lo que debe ocurrir, pero la realidad es otra –dice Romero-. Estamos gastando entre 18 y 20 horas en cubrir el trayecto, producto de las trancas y obstáculos que conseguimos en la vía, a causa de las manifestaciones de la oposición”.
El operador señala, además, que la empresa tiene unos estándares de seguridad que debe cumplir para evitar problemas, debido a que transporta un producto inflamable: “Eso quiere decir que si nos alertan de una tranca o una guarimba, debemos permanecer bajo resguardo mientras se despeja la vía y en muchos casos debemos permanecer un día o más sin transitar”.
22 millones de litros de gasolina
han llegado al Táchira
Representantes de Fenegas informaron sobre la cantidad de combustible que ha llegado al Táchira en los últimos días. Desde el primero de julio, hasta el día 11 del mismo mes, se logró despachar, pese a todos los obstáculos, la cantidad de 22 millones, 600 mil litros de combustible.
Para transportar dicha cantidad, la Empresa Nacional de Transporte despachó 596 viajes, es decir, gandolas, para abastecer unas 80 estaciones de servicio.
La empresa señala, por otra parte, que los retrasos en el cronograma de despacho, producto de las trancas de la oposición y los viajes que se suspenden por la misma razón, impidieron que llegaran al Táchira 5 millones de litros de gasolina, solamente entre el 30 de junio y el 7 de julio de este año.
La conclusión es que no sólo el traslado de los alimentos y la mercancía se ven afectados por las trancas y manifestaciones opositoras. El transporte de combustible es uno de los más perjudicados, por cuanto se trata de un producto delicado, inflamable, que amerita unos estándares de seguridad que deben cumplirse para evitar tragedias y problemas mayores.