Manifestantes asediaron centros electorales en Rubio, San Cristóbal y Guásimos

27

Durante el primer día de paro nacional convocado por líderes de la Mesa de la Unidad Democrática, Mud, el pasado miércoles,  evento que se extiendió hasta este jueves, causó  una serie de eventos violentos en las localidades de Rubio, San Cristóbal y Guásimos, cuando grupos de manifestantes asediaron varios centros electorales que obligaron a las autoridades del Plan República a reubicar en otros lugares los puntos donde se votará el próximo domingo el proceso de una nueva Asamblea Nacional Constituyente.

Grupos organizados y armados con morteros, piedras y toda clase de objetos arremetieron desde tempranas horas y de manera coordinada en Rubio, contra las instalaciones de las Unidades Educativas Mérida, La Victoria, Negra Matea, Escuela Especial de Educación Rubio; así como contra los centros de la escuela Técnica Robinsoniana Carlos Rangel Lamus e Imelda del Carmen Vera, las cuales fueron designadas como centros de votación para el proceso Constituyente.

Estos puntos electorales que se encontraban custodiados por militares del Plan República, fueron objeto de ataques durante varias horas por grupos de encapuchados que utilizaron bobas molotov, piedras,  lo que generó grandes daños a las fachadas y estructuras de esos lugares.

Tras intensos enfrentamientos con miembros de la fuerza pública, los manifestantes optaron por desistir de las acciones violentas, no obstante y tras estos sucesos, las autoridades militaron decidieron trasladar de los lugares asediados el material electoral a puntos ¨nucleados¨, en la misma localidad de Rubio, donde se habilitarán un solo centro de votación para el día domingo.

Durante la refriega, se vieron en la necesidad de intervenir miembros de la Policía del estado Táchira, así como del Ejército y de la Guardia Nacional Bolivariana.

Removieron centro electoral en Puente Real

Este centro electoral de Puente Real luego de las protestas fue cerrado. (Foto: Jorge Castellanos)

Otro centro electoral objeto de ataques fue el ubicado en el barrio Puente Real, donde al menos unos 200 manifestantes arremetieron contra los funcionarios policiales que se hallaban de custodia en la escuela Los Andes.

Según vecinos, el asedio a este centro electoral, ocurrió por la actuación desproporcionada de miembros de la Policía Nacional Bolivariana, “quienes golpearon a un joven que llegaba a su residencia en el pasaje Barcelona y a quien erróneamente sindicaban de guarimbero”.

El accionar inapropiado contra esta persona por parte de los miembros de la PNB, fue acompañado con el intento de los mismos uniformados de capturar a un niño de 11 años que acompañaba al retenido, lo que originó que la comunidad reaccionara violentamente y exigieran la liberación, tanto del adulto y reprochar el acto de abuso policial contra el menor.

A causa de esta situación, el mismo párroco de la iglesia El Buen Pastor, se pronunció a través de  altavoces para llamar a la calma a los protestantes y que los integrantes de la Fuerza Pública, desistieran de los ataques contra los civiles.

Durante varias horas, jóvenes encapuchados lanzaron piedras contra las instalaciones del centro educativo, lo que obligó a piquetes de Politáchira a enfrentarse con los manifestantes y tratar de recuperar la calma.

Tras los enfrentamientos, dos oficiales de la policía regional, lograron negociar con los manifestantes para liberar el joven retenido y por la PNB, lo que permitió que cesaran las hostilidades.

Una vez que el retenido, recobró la libertad, cesaron los enfrentamientos. El hombre liberado,  recibió una verdadera paliza, según trascendió a los medios de comunicación.

Este punto electoral, aparentemente también será reubicado de ese barrio en otro lugar  de la ciudad.

En la zona, numerosos vehículos fueron destrozados por funcionarios de la PNB, que actuaron violentamente contra las propiedades particulares sin ninguna justificación.

RECUADRO DE NOTA PRINCIPAL

También atacaron centro

de votación en Palmira

En el municipio Guásimos, al menos unas 300 personas manifestaron contra el proceso que se avecina el próximo domingo y atacaron las instalaciones de la Unidad Educativa San Miguel, en Palmira.

Los funcionarios militares que se hallaban destacados en ese momento, se vieron en la necesidad de resguardarse ante el asedio de los manifestantes, quienes intentaron quemar el centro de votación, por lo que fue necesaria la presencia de miembros de la fuerza pública.

Tras horas de enfrentamiento, los uniformados que se encontraban en el centro de votación, fueron evacuados y trasladados con el material electoral al Centro de Coordinación Policial de Palmira.(PER)