Padre Luis Ramiro Benítez, vicario parroquial de la iglesia Inmaculada Concepción.
Padre Luis Ramiro Benítez, vicario parroquial de la iglesia Inmaculada Concepción.

“Tristes y extemporáneos los términos con los que el presidente del Consejo Legislativo de nuestro estado Táchira ha evaluado y calificado la presencia y activa participación de un grupo de sacerdotes en la caminata realizada el 06 de junio, llamada como la Marcha de la iglesia, cuando la intención de dicha caminata era la unión y reconciliación del pueblo venezolano”, expresó el padre Luis Ramiro Benítez, vicario parroquial de la iglesia Inmaculada Concepción.
Aclaró que “es cierto que no fuimos todos, también es cierto que quienes lo hicimos, además de hacerlo como sacerdotes, lo hicimos como ciudadanos venezolanos, derecho legítimo que nadie nos debe arrebatar, y que también en virtud de nuestro ministerio sacerdotal, que además de anunciar la buena noticia del evangelio, también es la de denunciar la injusticia y el pecado”.
“Nuestra intención no es buscar espacios en los medios, como el diputado afirma, y tampoco apoyar ninguna organización política, sino exigir la restitución del más mínimo derecho que como a cualquier ciudadano nos han sido vulnerados, y solo disfrutan plenamente un muy minúsculo sector, al cual parece ser que este diputado pertenece”, precisó el padre.
“Ahora bien, ¿de qué percepción habla el diputado Hernández, cuando hasta a nivel internacional ya está totalmente claro de quienes en Venezuela son los perseguidores y de quienes somos perseguidos? Nos tratan incluso de invasores, y yo pregunto también ¿Quiénes son los que invaden y expropian?, ¿Quiénes son los que hasta con las armas en sus manos no solo están invadiendo sino que también hasta se están apropiando y disponiendo incluso de la vida de muchos venezolanos, especialmente los jóvenes? Unos, porque dan las órdenes y otros porque tristemente las ejecutan”, manifestó.
“Y por último, con qué autoridad se atreve usted a pedirnos que nos quitemos la sotana, que es el hábito talar que externamente nos identifica. Pues quíteme usted la sotana y si quiere córteme usted mismo o mándeme a cortar la lengua y confísqueme la pluma con que escribo, y le aseguro que entonces también hablarán las piedras, Dios lo bendiga diputado”, declaró el sacerdote. (Yalimar López/Pasante)