El gobernador hizo reflexiones sobre cómo la oposición está detrás de la violencia. (Foto/Gustavo Delgado)
El gobernador hizo reflexiones sobre cómo la oposición está detrás de la violencia. (Foto/Gustavo Delgado)

Reveló el primer mandatario regional de un plan, a través de un saqueo simulado, para incendiar oficinas de Catastro y Proyectos, “donde reposan pruebas contundentes de su gestión de corrupción”

“La que dio la orden a sus comandos policiales de no atender ni socorrer a ningún llamado de emergencia fue usted”, afirmó el gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, ante las acusaciones de la alcaldesa Patricia de Ceballos. “Me está culpando a mí por los saqueos, por los asaltos, por las quemas y por las trancas. Señora Ceballos, a ningún gobierno en ejercicio le interesan ni saqueos, ni quemas, ni asaltos, ni caos. Es esa justamente la estrategia que usan los grupos desestabilizadores en el mundo para derrocar democracias”.

Se preguntó Vielma Mora cómo se explica que el miércoles en la noche atacaran el Garzón de la urbanización Mérida, a media cuadra de la Alcaldía de San Cristóbal, y ninguno de ellos hiciera algo para impedirlo. “Señora Ceballos, cómo se explica que los comerciantes de San Cristóbal hayan hecho múltiples llamados de auxilio a la Alcaldía y ninguno haya recibido ningún tipo de ayuda. Quienes fueron al auxilio de sus llamados fue la Fuerza Armada”, dijo.

Afirmó que todos en el Táchira saben quiénes son los violentos y quiénes los financian. “Nadie decente, ni demócrata, ni cristiano, ni buen padre o madre de familia, usa capuchas para defender causas justas, y eso usted lo sabe mejor que yo, puesto que usted se casó con un terrorista”, dijo el primer mandatario.

“Ustedes son los actores consagrados, no sigan jugando con el dolor de los tachirenses. Ustedes son los autores de la muerte de hombres y mujeres, ustedes son responsables de una crisis económica inducida y también de estos saqueos, homicidios, crímenes y terror en el Táchira, que es tierra de paz”, aseveró el gobernador.

Consideró el primer mandatario que aún queda gente decente en la Alcaldía de San Cristóbal, policías honestos y cuadros medios de la oposición que les han contactado para “denunciar los planes demoníacos de estos líderes negativos de Voluntad Popular”.

Entre esos planes, informó sobre “la quema a través de un saqueo simulado de la Alcaldía de San Cristóbal, para incendiar oficinas de Catastro y Proyectos donde reposan pruebas contundentes de su gestión de más corrupción”. Agregó que el antiguo director de Catastro está viviendo en Miami, prófugo de la justicia venezolana y de la Contraloría.

Reveló además que los jefes de los seis partidos de la MUD tienen un grupo de Telegram y que es allí desde donde ordenan saquear negocios de comercios privados y cuarteles y centros policiales, y mandan y ordenan a no atender a la población, víctima del terrorismo implantado por ellos mismos.

“Pero lo más triste e inhumano es que usted, señora Ceballos, junto con Juan Carlos Palencia y Eduardo Delgado, desde ese grupo de la MUD G4 Táchira informa cómo entregan dinero a sus mercenarios, para que salgan a la calle, para infundir terror, muerte y desolación en nuestros habitantes”, dio a conocer el gobernador.

Durante su reflexión, Vielma Mora se dirigió a empresarios, ganaderos, campesinos, productores y ciudadanos del Táchira que posiblemente les adversen, pero que, seguro está que, como él, desaprueban y condenan los actos de violencia terrorista, saqueos, quemas, asaltos, robos, violaciones a establecimientos comerciales públicos y privados: “Cuentan ustedes con que, una vez más, vamos a socorrerlos, como solo lo hacemos los revolucionarios humanistas. Los invito nuevamente a esta, su casa, para reunirnos y juntos trabajar en la completa reconstrucción del Táchira”, invitó, desde Residencia de Gobernadores.

El gobernador Vielma Mora finalizó su alocución expresando su solidaridad y orgullo con los militares y policías que están defendiendo al Táchira. Agradeció la valentía del capitán Marcos José Álvarez González, quien resistió ocho horas de asedio desde el cuartel de La Grita, junto a un grupo de primeros tenientes, tenientes y sargentos primeros y segundos. (DP)