“Diálogo” con el Gobierno, nueva manzana de la discordia entre factores de oposición

1240

Esta semana factores de oposición anunciaron un nuevo acercamiento para propiciar un diálogo con el Gobierno venezolano con la mediación de cinco países, pero este anuncio rápidamente generó nuevos rechazos de otros sectores adversos a Nicolás Maduro, como Vente Venezuela comandado por María Corina Machado y Alianza Bravo Pueblo (ABP) dirigido por Antonio Ledezma.

El pasado 14 y 15 de septiembre de 2017 se inició una fase exploratoria para un diálogo entre el Gobierno de Venezuela y la oposición. No es algo nuevo, ya que este proceso viene desde el 30 de octubre de 2016 y terminó a principio de diciembre de ese año por incumplimiento de los acuerdos. En aquel entonces los mediadores eran la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Vaticano.

Aquella intención de diálogo buscaba crear un pacto de convivencia, debido a la tensión del clima político generado ante el “desacato” sentenciado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a la Asamblea Nacional y la declaratoria del “abandono del cargo” del presidente Maduro por parte del Parlamento venezolano.

Al parecer este diálogo se ha convertido en la manzana de la discordia entre los factores de la oposición venezolana porque no ha tenido ningún impacto en la crisis económica y social que vive el país, por lo cual varias fuerzas políticas se han desmarcado de la iniciativa. Ejemplo de esto es la organización Vente Venezuela que en un comunicado rechazó este nuevo acercamiento señalando que solo está “diseñado para favorecer al régimen y engañar al país”.

Mientras tanto, el partido político de Alianza Bravo Pueblo (ABP) dirigido por el diputado Richard Blanco, también criticó este nuevo proceso y señaló que algunos integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) insisten en tomar decisiones sin consultar.

“¿Hasta cuándo abusan de un pueblo cansado de mentiras? No nos prestamos a estos juegos”.

El ámbito internacional

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, alertó que la convocatoria a dialogar por parte del Gobierno de Maduro se ha convertido en una estrategia dilatoria para dejar indefinidamente en el poder “a la dictadura”.

Almagro asegura que “el Gobierno no escucha, nunca hace una concesión. Controla el Estado a discreción, la represión, los recursos financieros, los medios de comunicación, el Poder Judicial y ahora, mediante una fraudulenta e ilegítima Asamblea Constituyente, se ha apropiado de la función legislativa”.

El pasado jueves, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), diputado Julio Borges, anunció que parte de la oposición venezolana está lista para la conformación de un proceso de facilitación con países aliados en pro de buscar condiciones necesarias para concurrir a elecciones presidenciales en 2018.

Por su parte, el diputado Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior del Parlamento, informó que los países que acompañarán a la MUD serán Chile, México y Paraguay, mientras que el Gobierno propuso a Bolivia y Nicaragua.

Horas más tarde del anuncio de los opositores, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, dijo que este nuevo intento de diálogo con la oposición continuará el próximo 15 de noviembre en República Dominicana, aunque la coalición adversa al Gobierno de Maduro no ha confirmado esa fecha.

A los venezolanos solo les queda esperar dentro de cinco días para ver si este nuevo acercamiento entre oposición y Gobierno deja algunas soluciones, mientras que la inflación y el desabastecimiento hunden al país.