Donar sangre: cuando la solidaridad corre por las venas

215

El Táchira es número uno en voluntarios a escala nacional. La gran mayoría acude a los bancos públicos del estado, donde hay especialistas, reservas de hemoderivados ante emergencias, insumos y reactivos para procesar las muestras. Una bolsa de 450 cc puede ayudar a salvar las vidas de cuatro adultos y diez niños


A los donantes voluntarios les corre sangre y solidaridad por sus venas. Acuden a los bancos para “depositar” 450 centímetros cúbicos de líquido rojo que a otras personas, desconocidas para ellos, les hacen falta para mejorar su calidad de vida.

A Enmanuel Toro un amigo le comentó que una señora recluida en el Hospital del Seguro Social necesitaba donantes de sangre. El cocinero de 21 años tuvo incluso que volver a preguntarle cómo se llamaba la paciente, porque ni siquiera la distingue. “Es la primera vez que dono sangre, y me parece bueno porque ayudé a alguien”, contó, al salir del servicio.

El Táchira es el estado número uno en donantes voluntarios a escala nacional, informó el presidente de la Corporación de Salud (Corposalud), Freddy Prato,  organismo dependiente de la Gobernación del Táchira. Solo en 2016, hubo 2.168 tachirenses que lo hicieron de forma desinteresada. “Tenemos un gran número de personas que voluntariamente acuden a los bancos de sangre”, agradeció el médico.

16 bancos de sangre tiene el Táchira; ocho son públicos y ocho privados.
En la cola de estos bancos, el donante voluntario tiene prioridad en la atención. Algunos ni siquiera van, porque los funcionarios llegan a ellos: Prato acotó que, en las jornadas que durante todo el año visitan la geografía tachirense, también captan una gran cantidad de personas que, voluntariamente, manifiestan que quieren colaborar.

El Hospital Central tiene el banco que recibe más donantes en el estado.

Con cada concentrado de 450 centímetros cúbicos, detalló el titular de Corposalud, se pueden salvar cuatro vidas de adultos y diez vidas de niños. “Es muy importante porque este número de donantes voluntarios nos apoyan para lograr esto”, expresó, al también destacar que Táchira es el principal estado que aporta plasma con el cual producen albúmina en Caracas.

El plasma fresco congelado (que posee factores de coagulación) es uno de los cuatro hemo-componentes que se obtienen de una bolsa de sangre. Los otros tres, que son separados en las áreas de procesamiento de los bancos, son: el concentrado globular (contiene glóbulos rojos, útiles cuando se necesita transportar oxígeno a las células), las plaquetas (requeridas para pacientes que las tengan bajas) y el crioprecipitado.

El próximo miércoles, 14 de junio, será el Día Mundial del Donante de Sangre. La Organización Mundial de la Salud ha seleccionado para este año la consigna “Dona sangre. Dona ahora. Dona a menudo”.

La OMS explica en su sitio web que “esta campaña pone de relieve la función que cada uno puede desempeñar para ayudar a otras personas en situaciones de urgencia con su valiosa donación de sangre. La campaña se centra también en el hecho de que es importante donar sangre de forma periódica, para contar con una reserva de sangre suficiente antes de que se presente la necesidad”.

Unos 50 cada día

En todo 2016 hubo 18 mil 440 donantes atendidos en el estado Táchira: de ellos, 14 mil 171 lo hicieron en bancos públicos y 4 mil 269 en privados, precisan estadísticas oficiales. Si se divide esta cifra entre todo un año, se podría concluir que, por lo menos en promedio, 50 tachirenses donan sangre cada día.

18.440 donantes fueron atendidos en la entidad en 2016: en promedio, 50 cada día.
Para hacer esto posible, en la entidad existen 16 bancos de sangre, todos operativos; cinco son públicos; están en La Grita, San Antonio, Rubio, Colón y el Hospital Central de San Cristóbal. También son públicos la Unidad Transfusional del Oncológico, el del Hospital Militar y el del IVSS, que es autónomo desde el punto de vista administrativo. Los otros ocho son privados, localizados en San Cristóbal y Colón. Funcionan las 24 horas y todos se rigen por los mismos estándares de calidad nacionales e internacionales.

Cledys Silva, coordinadora regional del Programa de Bancos de Sangre, informó que, en el medio público, los pacientes oncológicos son quienes más demandan la administración de derivados de la sangre, sobre todo de concentrados globulares y plaquetas, que son las dos células sanguíneas que se consumen producto de esas patologías. Desde la Unidad de Recién Nacidos también solicitan muchos hemocomponentes.

Los bancos de sangre públicos del Táchira igualmente hacen trabajo de promoción y educación: “Tenemos promotores que están abiertos a cualquier institución que quiera llevar información sobre la donación, se trasladan e imparten talleres”, indicó.

Hay reservas y reactivos

Hay reservas de todos los tipos; el O+ es el más común en la población.

Yamilet Blanco, coordinadora del Banco de Sangre del Hospital Central, precisó que en 2016 atendieron a 7 mil 890 donantes. Por plaquetoféresis (una donación especial, porque a través de ella se obtiene únicamente una parte de la sangre, como por ejemplo plaquetas o glóbulos rojos) atendieron a 118 personas con la máquina especial respectiva. Hubo el año pasado 4 mil 923 transfusiones a recién nacidos y niños, y 15 mil 383 en adultos.  A 38 mil 403 habitantes del estado les identificaron el grupo sanguíneo. Todos estos datos lo convierten, indudablemente, en el principal centro de captación del Táchira.

Cuando el donante es atendido, le extraen dos muestras: una es, precisamente, para hacerle el grupo sanguíneo, y la otra para las siete pruebas serológicas. “Al donante no se le entregan resultados, porque son de uso interno de cada banco de sangre. Se le explica que vuelva a los ocho días para que retire su carnet de grupo sanguíneo y se le explica si la sangre fue apta o no. Si no fue apta, tenemos protocolos para direccionar el donante a donde deba ir”, expuso Silva.

38.403 habitantes del estado conocieron su grupo sanguíneo en el Hospital Central el año pasado.
Sobre las reservas, la coordinadora regional del Programa de Bancos de Sangre evaluó que ante una situación que se llegue a presentar, se encuentran preparados para dar respuesta inmediata.

Consultada también sobre la dotación de materiales de trabajo, Silva aseguró que cuentan con todos los reactivos serológicos. “Gracias a la gestión que se hace desde Corposalud y desde el Ministerio de Salud, podemos decir que tenemos cubiertas las necesidades de insumos –afirmó-. Es más, tenemos una técnica gel que, en la zona occidental del país, el Central es el único hospital que la tiene para realizar los grupos sanguíneos”.

Guardianes de la sangre

Hemoterapistas. Así se llaman los licenciados en Enfermería que durante dos años se especializan en las labores propias de esta área. Como Dioslimar Hernández, una de las trabajadoras comprometidas con el banco de sangre del Hospital del Seguro Social “Dr. Patrocinio Peñuela Ruiz”, en Santa Teresa.

Allá hacen guardias las 24 horas, todo el año. Por día de trabajo, aproximadamente atienden entre 30 y 40 donantes, la mayoría a reposición, esto es, que acuden a donar para un familiar o conocido, explica Hernández. Los voluntarios, como Enmanuel Toro, son en promedio cinco diarios.

Todo paciente que se vaya a someter a intervención quirúrgica debe aportar a partir de dos donantes, dependiendo de cada caso, describió Hernández. Esto ayuda a que siempre se mantenga una previsión de los distintos componentes de la sangre para solventar cualquier contingencia.

Los requisitos para ser donante son muy sencillos: presentar la cédula de identidad, tener entre 18 y 60 años de edad, gozar de buen estado de salud, pesar más de 50 kilos y haber desayunado o almorzado, según la hora. Después de la donación, la recomendación general es ingerir líquido (no licor) durante las siguientes 24 horas.

Siete mitos que se derrumban

Para este trabajo se preguntó a un grupo de sancristobalenses cuáles expectativas o creencias tenían de la donación de sangre. Luego se preguntó a médicos y hemoterapistas cuál es la verdad sobre cada uno de estos puntos. Esto dijeron:

1“¿Tengo que estar en ayunas?” No. Se puede donar sangre a cualquier hora del día. Si es de mañana, se recomienda ir desayunado; si es por la tarde, asistir después del almuerzo.

2“¿Donar me va a bajar las defensas?” No. Al contrario, las aumenta. Cuando se hace la extracción de sangre, la médula ósea lo reconoce como una “pérdida” y se ve estimulada a producir nuevas células y glóbulos.

3“¿Me voy a engordar?” No. Engordará, sí, la persona que crea que, por haber donado sangre, tiene que llegar a la casa a comer más de lo que usualmente lo hace. Quien dona regularmente, ni rebaja ni engorda.

4“¿Puedo donar si tengo tatuajes?” Sí, pero después de un año de haberse tatuado o colocado un piercing.

5“¿Puedo donar si me dio hepatitis?” Depende. Este tema se suele preguntar con detalle al momento de la entrevista previa a la donación, durante la cual se contesta una lista de preguntas.

6“¿Me puedo contagiar de alguna enfermedad si dono sangre?” No. El personal de salud garantiza que todos los insumos son personalísimos, de uso único y descartable.

7“¿Si ya doné, puedo volver a hacerlo?” Sí. Los hombres pueden donar hasta cuatro veces al año (cada tres meses) y las mujeres hasta tres veces al año (cada cuatro meses).

En el medio privado

En las pruebas pre-transfusión analizan grupo sanguíneo y rastreo de anticuerpos.

La razón por la cual Yolman González está conectado a un separador celular es porque dona únicamente plaquetas para su suegro, recluido por dengue. Es la segunda vez que le corresponde; hace una década lo hizo para un amigo. Yolman es donante por reposición (al paciente se los solicitan), la forma más común de donación de sangre en bancos privados, donde cada bolsa de 450 centímetros cúbicos tiene un costo aproximado de 98 mil bolívares.

En estos bancos de sangre privados las estructuras de costos han aumentado de forma significativa: por ejemplo, un suero clasificador, usado a diario para conocer el tipo de sangre de las personas, hace un año les costaba 1.000 bolívares y ahora se cotiza en 250.000 bolívares, comparó Alesia Ramírez, gerente del banco de sangre de San Cristóbal que reporta la estadística más alta de donantes en el medio privado regional.

Allí los donantes mensuales se aproximan a 150. Voluntarios, alrededor de uno a cinco, calculó la hemoterapista Estrella Parra. En bancos privados como éste, la mayoría de quienes requieren sangre son los pacientes anémicos y con shock hipovolémico, describió.

Aunque unos sean públicos y otros privados, todos son una misma red que se ayuda cada vez que sea necesario, explicó Ramírez.

(Daniel Pabón)