El Nacional | Cáritas encontró 379 niños más con desnutrición y bajos de peso

338

El proyecto de medición de talla y peso, que comenzó Cáritas en noviembre del año pasado, suma 805 niños con desnutrición y en riesgo en los estados Miranda, Zulia, Vargas y Distrito Capital.

En este nuevo boletín, levantado entre enero y febrero de este año, el programa incrementó su evaluación de 25 a 31 parroquias evaluadas con el Sistema de Monitoreo, Alerta y Atención en Nutrición y Salud (Saman). Esta vez se consiguió que de 787 menores de 5 años de edad, 80 padecen desnutrición moderada (10,2%), 94 tienen desnutrición leve  (12%) y 205  están en riesgo de desnutrición (26%), porque están bajos de peso.

El grupo de niños con menos de 2 años de edad es el más afectado: 46% estaba en ese rango de edad y 15% tiene menos de 6 meses. No se identificaron niños con edema ni se detectaron complicaciones clínicas entre la población con desnutrición aguda severa.

El sistema Saman estudió en 2016 a los primeros 818 niños con edades de 5 años en 25 parroquias de estos estados. Se utilizaron 3 de los 6 criterios que avalan el marco de clasificación integrada de la Seguridad Alimentaria en Emergencias Humanitarias (IPC, por sus siglas en inglés).

El resultado fue que todos estaban en alarma –según los parámetros que establece el IPC– porque casi 10% de la muestra tiene desnutrición aguda en sus formas moderada y severa.

En 2017 se monitorearon cinco parroquias más y  los resultados arrojaron que en las parroquias de todos los estados evaluados, con la excepción del Distrito Capital, los niveles de las formas más fuertes de desnutrición aguda global superaron, en todos los casos, el umbral de crisis establecido por la Organización Mundial de la Salud.

Las parroquias con la mayor prevalencia de desnutrición aguda están en Zulia (11,9%), Vargas (11%) y Miranda (10,3%). Distrito Capital se mantiene en niveles de menos de 5% de niños con desnutrición.

La proporción total de niños con desnutrición en sus formas leve, moderada, severa y riesgo de tenerla disminuyó, de manera global, de 52% a 48% desde el último trimestre de 2016, pero Miranda (10,3%)  y Zulia (11,9%) sí tuvieron un aumento de casos, según el informe.

“La desnutrición aguda en sus formas más graves disminuyó en parroquias de Distrito Capital y de Vargas, pero aumentó significativamente en las parroquias de Miranda y Zulia, por lo que, analizada en todas las parroquias en conjunto, muestra un incremento con respecto al último período de 2016”, concluye el estudio del sistema Saman que lleva a cabo Cáritas.

Este programa viene acompañado con jornadas de alimentación durante 3 meses para recuperarlos con vitaminas y nutrientes. Entre los logros está que desde octubre a la fecha recuperaron a 158 niños de la desnutrición leve y del riesgo de los 427 casos encontrados en la primera pesquisa que se hizo.

“En esos niños con desnutrición leve, si interviene la familia y la organización, se mitiga el problema, pero la desnutrición aguda más bien empezó a subir porque si no interviene el Estado se amerita una intervención más fuerte para salvar estas vidas”, precisó Janet Márquez, directora de Cáritas Venezuela.

Las estrategias para comer

Cáritas hizo una entrevista para sondear qué alimentos consumió una familia en las últimas 24 horas anteriores al encuentro. Aumentó la proporción de familias que tienen que recurrir a algún tipo de estrategia para ajustar su alimentación de 77% en 2016 a 82% en el periodo enero-febrero de 2017.

La proporción de hogares con una diversidad de alimentación deficiente se incrementó de 52% a 62%. Mientras, la diversidad de la alimentación se deterioró y se pasó del consumo de 6 grupos de alimentos a 5, con preponderancia del consumo de tubérculos y disminución del consumo de proteínas y lácteos. Solo 6% tiene una alimentación adecuada, es decir, comió 9 grupos de alimentos, cuando en 2016 era de 7%.

46% de los hogares tuvo que recurrir a estrategias calificadas de emergencia, que implican la destitución de un miembro familiar para que los alimentos alcancen o venta de bienes para hacer el mercado.

LA CIFRA

158 niños con desnutrición leve y en riesgo fueron recuperados en los viveros que organizó Cáritas para abordar los primeros 427 casos encontrados