La cocina eléctrica: alternativa casi utópica a la escasez de gas

2162
Quienes están cansados de esperar el gas que no les llega a sus casas, sueñan con una alternativa prácticamente utópica. (Foto: Gustavo Delgado)
La gente mira la cocina, de una o dos hornillas, la admira, la quiere, la sueña, pero cuando escucha el precio se van desilusionados.

Si normalmente cocinar es un sufrimiento para muchos, hoy es prácticamente un martirio. La falta de gas se ha convertido en un asunto viral, porque a la vista de todos está, la empresa que abastece de ese combustible doméstico a la población ha dejado de cumplir las normas de seguridad y aceptado que sus distribuidores lo repartan en cualquier calle, adonde el ciudadano está obligado a llegar. Quien quiera gozar de ese derecho, según han denunciado, tiene que pagar precios de especulación, además del riesgo de la integridad física y la vida de la mayoría que tiene que correr con la bombona al hombro o pagar para que se la carguen, como es el caso de los adultos mayores, sobre todo femeninas, y las embarazadas.

De allí que tener ese derecho está costando bastante; según los usuarios que han denunciado la situación, no solamente tienen que pagar los precios exorbitantes de hasta casi 7 mil por ciento por encima del precio del costo de la bombona de 43 kilos, por ejemplo, que “piden” “para el fresco” los que lo reparten, sino también el taxi que deben pagar para movilizarla e incluso para que se la conecten en la casa.

Personas como Ana de Suárez, dicen estar cansadas de la situación y este viernes se paseó buena parte del centro de San Cristóbal buscando una cocina eléctrica de dos hornillas “baratona”, que se la va ayudar a comprar su hijo, como la alternativa “a tanto problema”.

— Vengo caminando la ciudad y he conseguido diferentes precios, pero están como caras, ando buscando en varias partes, las he visto en 200, 300, 500 mil bolívares. No tengo sino una bombona trabajando, la otra está pura y he bregado en un lado y en otro y no he podido conseguir el gas, entonces tengo que comprar aunque sea una cocinita de dos hornillas –explicó la señora Ana, quien tras preguntar al vendedor por cocinas, salió porque ahí ni siquiera la había-.

Demanda de todo lo eléctrico

Y es que, según vendedores de electrodomésticos, desde hace dos meses, aproximadamente, comenzó la “demanda fuertemente” como la califican, de cocinas de gas, no solamente de mesa, de dos hornillas, sino que vienen a buscar la cocina completa, de piso, que sea eléctrica, topes. Los hornos, en vez de a gas, los suplen a eléctricos, porque así salen de una vez de ese problema, dicen que prefieren comprar un tope que cocina más rápido, que uno a gas, porque no tiene que estar comprometiéndose en buscarlo”.

De esa manera, la gente busca además de cocinas de una o dos hornillas, hasta hornos microondas, porque con ello solucionan, e incluso ollas arroceras eléctricas porque -según comentan los compradores o “preguntadores”, pues muchos salen a buscar mejores precios, les sirven para hacer hasta pollo guisado.

Según algunos usuarios, hay diferentes precios, una cocina eléctrica de un fogón cuesta 170 mil bolívares; de dos, hasta 250 mil bolívares, de acuerdo a la marca; las hay mixtas de tres hornillas a gas y una eléctrica, que supera el millón, aunque los comerciantes dicen que la gente prefiere o solo de gas o solo eléctrica, pero resolver definitivamente su problema existencial con el gas licuado de petróleo (GLP).

De igual manera, una olla arrocera la pueden conseguir entre 200 y 400 mil bolívares, de acuerdo a la cantidad de tazas. Eso sí, coinciden los vendedores, “no tienen tanta demanda como una cocina eléctrica, es lo que más preguntan durante el día, de mesa, de tope, de piso o para empotrar. Aquí solo tenemos de mesa”.

Escasez y especulación

Los comerciantes dicen que la reacción de la gente cuando escucha los precios de las cocinas se asusta, “pero entiende que los precios son así y salen a buscar qué negocio tiene más económico. A veces no es que varían los precios sino que hoy el proveedor trae el producto con precio nuevo pero hay otro que todavía tiene la cocina a precio viejo, pero cuando le llevan nuevamente las cocinas, también les llega más caro a como la vendió”.

El fenómeno de la demanda y los precios lo explicó así: “simplemente está a la vista de todo el mundo, no hay gas y la gente corre a buscar lo de electricidad, y una cocina eléctrica que apenas costaba 20 a 30 mil bolívares, ahora el costo para nosotros es de 120 mil bolívares, de una sola hornilla, la de dos hornillas es el doble”.

— Aparte de que antes hacíamos un pedido de 100 o 30 o cualquier cantidad, y nos las despachaban todas, hoy las pedimos pero nos despachan de a dos. Antes siempre teníamos cocinas, pero eran unas cocinas que se vendías muy poco, eran solamente para las emergencias, ahora todo el mundo ocurre a agarrarlas porque como no hay gas, es lo que más demanda la gente ahorita –añadió-.

Por otra parte, no en todos los negocios hay existencia de cocinas de electricidad, ni de mesa, ni de piso, ni de tope, y tampoco hornos eléctricos, sobre todo los pequeños que son los más demandados.

— ¿Es que se las están llevando mucho? ¿Tienen mucha demanda? ¿No están comprando ustedes los comerciantes?

— No es que no se compren, sino que no han vuelto a despachar, no hay mercancía –respondió un vendedor-.

— No hay cocinas eléctricas, uno pregunta a los proveedores y dicen que no hay, hay escasez de cocinas –dijo otro-.

Resolver con electricidad: ¿una utopía?

De manera que la opción que representa una cocina eléctrica, para muchos está representando un sueño, casi una utopía por el costo y dada la situación económica, pues como dijo un usuario al salir de uno de los almacenes, “una olla arrocera y una cocina de dos hormillas es una combinación que soluciona, pero es mucha plata, 200 o 250 mil bolívares, para mí que soy un sueldo mínimo, representa cuatro meses de trabajo y sin plata para comprar comida y pagar los servicios básicos. Mientras tanto, tengo una bombona prestada, solo estoy ligando que llegue el gas”.

También cuestionó el usuario que con los precios de las cocinas eléctricas “están abusando, no puede ser que le pidan a uno tan caro, necesito una, ya se me está acabando, ojalá pueda conseguirla, porque no sé qué voy a hacer”.